Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto destaca el uso de la quimioterapia intraoperatoria en el control de tumores con metástasis peritoneales

El médico del servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, el doctor Pedro Alvarez, ha destacado los beneficios del uso de la quimioterapia intraoperatoria en el tratamiento de tumores con metástasis peritoneales para el control de la enfermedad.
"El principal objetivo de este tratamiento es el control de la enfermedad maligna y la prolongación de la supervivencia. Asociar el efecto directo de la quimioterapia y la cirugía de citorreducción máxima constituye un beneficio oncológico para pacientes seleccionados", explica el doctor.
El tratamiento, puesto en marcha en el servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Universitario Quironsalud Madrid, consiste en la resección quirúrgica de tumores digestivos, tras lo que se inunda la cavidad peritoneal con una solución de quimioterapia a 42ºC con el objetivo de tratar los restos microscópicos de la enfermedad.
Durante la intervención se realiza una amplia cirugía, para acto seguido, tratar directamente con quimioterapia local el posible residuo microscópico sobre la superficie peritoneal. Actualmente la indicación de tratamiento con cirugía de citorreducción y quimioterápica peritoneal hipertérmica (HIPEC) se centra en tumores como el carcinoma de colon y apéndice, tumor de recto y gástrico peritoneal, mesotelioma y cáncer de ovario.
El tratamiento se limita a pacientes sin enfermedad extraabdominal y debe ser valorado por el Comité Oncológico Multidisciplinar que indique la idoneidad de la técnica para cada paciente.
El objetivo de la asociación de estas técnicas es el control oncológico de la enfermedad y la prolongación de la supervivencia, gracias al efecto directo del contacto de la quimioterapia sobre las células malignas en el acto operatorio", explica De Sierra.
"Desgraciadamente, el acceso a esta técnica para los pacientes en los que está indicada es todavía muy limitado, ya que para poner en marcha un tratamiento de estas características se requiere una alta especialización del equipo quirúrgico y un complejo programa multidisciplinar", añade.