Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto recuerda que las zapatillas no previenen las lesiones durante el running

El investigador en Biomecánica Deportiva de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla y cofundador de I+D Running, Pablo Floría, ha recordado que las zapatillas de deporte no previenen las lesiones durante la práctica de running y ha avisado de que más del 60 por ciento de las personas que practican este deporte se lesionan cada año.
"Un corredor del año 2016 se enfrenta a los mismos riesgos que un corredor de 1970. Resulta llamativo observar que la mayor parte de los runners se lanzan a una carrera frenética por acaparar los últimos productos y materiales que salen a la venta, convencidos de las bondades que anuncian los fabricantes, pero sin atender a lo más importante: mejorar la forma de correr, dar prioridad a los entrenamientos y no subestimar una buena preparación. Se trata de enfrentarse con las mejores garantías a un deporte tan lesivo como es el running. Las zapatillas crean confort, pero no son el remedio", ha enfatizado.
Y es que, prosigue, cada vez que se corre el cuerpo recibe un número considerable de impactos, siendo el pie un engranaje fundamental en todo ese proceso. Por ello, el experto ha insistido en que el running "mal ejecutado" puede llegar a ser "muy lesivo".
"No es cuestión de comprar la zapatilla más cara, se trata de enfrentarse a un proceso de adaptación. El correr no es automático y, por lo tanto, hay que entrenar el pie y mejorar su apoyo en el suelo. Enseñar a correr. El proceso de entrenamiento es lo más importante", ha enfatizado el experto.
MUCHAS LESIONES SE PRODUCEN POR MOVIMIENTOS ALEJADOS DEL PIE
Además, Floría ha destacado que muchas de las lesiones se producen por movimientos alejados del pie, en articulaciones como la rodilla y la cadera, y, por lo tanto, en esas zonas las zapatillas no aportan ninguna solución. "Lo importante es intentar explicar al corredor lo que está haciendo mal y a partir de ahí, planificar entrenamientos y ejercicios específicos", ha apostillado.
En este sentido, el experto ha informado de que la morfología del pie y de los dedos, el tipo de pisada, la disposición biomecánica y la técnica con la que se corre son factores determinantes para calibrar y, en su caso, solucionar una posible lesión.
"Existen diferentes maneras de correr, que no hay una sola forma milagrosa de enfrentarse al acto del running. Es conveniente ir alternando la forma de correr para que el cuerpo se vaya acostumbrando a las diferentes cargas. No existe una sola técnica", ha enfatizado.
En la misma línea se ha pronunciado el fisioterapeuta de la Clínica Sartorio, Víctor Torres, quien ha comentado que las zapatillas proporcionan comodidad, estabilidad y cierta seguridad, pero en ningún caso previenen las lesiones.
"Correr lleva consigo una serie de lesiones implícitas, que van a ocurrir sí o sí. Dependen de factores como la edad, el sexo, la predisposición para el ejercicio y otros condicionantes básicos. Las deportivas, aunque sean las mejores del mercado, no evitan el riesgo mayor. Sólo nos tenemos que fijar en la estadística", ha zanjado.