Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto cree que el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración está "en un momento muy interesante"

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Pedro Lara, ha asegurado que el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración se encuentra "en un momento muy interesante".
"El paciente con cáncer de próstata metastásico tiene afortunadamente una amplia gama de tratamientos que pueden de forma muy significativa alargar la supervivencia con perfiles de toxicidad muy favorables, en comparación con los fármacos citotóxicos de los que disponíamos anteriormente", ha aseverado durante la VIII edición del OncoUrology Forum, organizado por Astellas con el aval de la SEOR.
Así, la reciente aprobación de nuevos fármacos ha modificado la manera en que se aborda el CPRC. Y es que, tal y como ha informado el experto, estas aprobaciones no solo se aplican a pacientes que ya habían recibido tratamiento con quimioterapia, sino que afortunadamente se administran ahora en la primera línea terapéutica de este tipo de paciente, mejorando la supervivencia y la calidad de vida.
De esta manera, prosigue, estos fármacos logran retrasar la necesidad de tratamientos más tóxicos para un paciente en general añoso, cuya calidad de vida se ve condicionada cuando tiene que asistir continuamente a un centro hospitalario para recibir tratamiento con quimioterapia.
"Los resultados de los últimos estudios, en este grupo de pacientes resistentes a la castración, nos están indicando que quizás las nuevas moléculas, aparecidas en los últimos años, deberían introducirse más precozmente en el tratamiento, en vez de los esquemas clásicos de quimioterapia, tanto por su mejor tolerancia como por la respuesta al tratamiento que presentan", ha apostillado el coordinador científico de esta reunión y jefe del Servicio de Oncología Radioterápica-Eresa en el Hospital General de Valencia, José López Torrecilla.
MAYOR SUPERVIVENCIA PARA LOS PACIENTES
Por otra parte, durante la reunión se han presentado varios estudios que inciden en esta línea, demostrando que las últimas novedades farmacológicas, que amplían el espectro de pacientes tratados, alargan la supervivencia y mejoran la calidad de vida de los pacientes.
A juicio de López Torrecilla, estas novedades representan avances de "gran importancia" porque se están produciendo en pacientes para los que hasta hace "muy pocos años" no había nada efectivo. Además, los nuevos fármacos en el tratamiento de los pacientes con CPRC han abierto una línea de investigación que "casi seguro" llevará a la aparición de fármacos cada vez "más efectivos y con menores efectos secundarios" que los actuales, para tratar pacientes en fases más precoces de la enfermedad.
Por su parte, el doctor Lara ha señalado que la Oncología se encamina hacia un tratamiento cada vez más personalizado y basado en los factores predictivos de respuesta, en los que la genómica juega un papel fundamental. "Cada vez más, los profesionales somos conscientes de que necesitamos conocer más sobre la conducta biológica del tumor, es decir, de su "comportamiento futuro", antes de administrar los tratamientos e incluso en el momento de la definición del protocolo", ha enfatizado.
Por ello, en la actualidad se están describiendo ya características genómicas que predicen que en algunos pacientes el tratamiento que se puede considerar estándar o habitual no responderá adecuadamente o puede ser incluso innecesario.
En cuanto a las novedades en el tratamiento radioterápico, el coordinador de la jornada ha explicado que los avances tecnológicos están permitiendo irradiar cada vez con mayor precisión los volúmenes de tratamiento, limitando las dosis a los órganos sanos.
"Con ello estamos utilizando la radioterapia en situaciones en las que anteriormente no se usaba y con ello contribuyendo a alargar las respuestas al tratamiento en situaciones donde antes los tiempos de respuesta eran cortos. Para esto, es preciso disponer de equipos modernos con capacidad de realizar técnicas como radioterapia guiada por imagen o radioterapia con modulación de intensidad", ha zanjado López Torrecilla.