Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos de la universidad Hispalense diseñan convertidores de señal para la Agencia Espacial Europea

El grupo de investigación dirigido es seleccionado entre otros nueve aspirantes europeos para desarrollar este producto en tecnologías CMOS
El grupo de investigación Diseño y Test de Circuitos Integrados de Señal Mixta de la Facultad de Física de la Universidad de Sevilla ha sido seleccionado entre otros nueve aspirantes europeos para desarrollar un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA).
Según informa la Hispalense en un comunicado, los investigadores trabajan ya en el diseño en tecnología 'Complementary metal-oxide-semiconductor' (CMOS) de convertidores de señal analógica a digital (ADC) y de digital a analógica (DAC) tolerantes a los niveles de radiación que se encuentran presentes en el espacio.
La catedrática de la Universidad de Sevilla y responsable del proyecto, Adoración Rueda, ha afirmado que "nos sentimos especialmente orgullosos con este nuevo reto que tenemos en marcha en colaboración con el CSIC y con la empresa Alter Technology porque supone un reconocimiento internacional a nuestros más de 30 años de trabajo en diseño de circuitos integrados".
Rueda, que cuando empezó era la única mujer en el Departamento de Electrónica y Electromagnetismo de la US, ha centrado su labor investigadora en el diseño de circuitos microelectrónicos, especialmente de circuitos de señal mixta --parte analógica y parte digital-- y de circuitos de radiofrecuencia para comunicaciones inalámbricas. Las aplicaciones de estos circuitos son múltiples, desde sensores de corto alcance en domótica para automatizar una vivienda, hasta el uso de la electrónica en dispositivos con aplicaciones biomédicas.
"Desde el año 2000 desarrollamos esta línea de investigación fundamentalmente en el contexto de proyectos europeos, en los cuales hemos abordado sensores de la impedancia del tejido del corazón para su uso en operaciones de corazón abierto ya que minutos antes de que se vaya a producir un infarto el grado de impedancia aumenta de manera que cuando el sensor detecta esta subida el médico cuenta con tiempo suficiente para que éste puede activar el corazón evitando el daño cardíaco", ha explicado esta investigadora.
En esta línea de investigación están actualmente desarrollando un circuito que permite medir el crecimiento de cultivos celulares de manera no agresiva y en tiempo real, algo que es "tremendamente" útil en estudios biológicos que necesitan reproducir nuevos cultivos constantemente para medir su evolución y resistencia.
REFERENCIA INTERNACIONAL EN TEST Y DISEÑO PARA TEST
En el campo de test y diseño para test de circuitos integrados, tanto de señal mixta como de radio frecuencia, este grupo se ha consolidado como referente internacional gracias a las numerosas soluciones que han aportado a la hora de validar de manera rápida y segura la calidad y funcionamiento de los circuitos.
"Cuando comenzamos en los años 90 éramos de los primeros que trabajábamos en test de circuitos mixtos y, aunque no es fácil, es una línea de investigación muy interesante que siempre está abierta porque constantemente hay nuevos retos que desafiar dado el rápido crecimiento que actualmente experimenta la complejidad de los circuitos integrados que se fabrican", ha señalado Rueda.
Durante el proceso de diseño de un circuito los investigadores ya piensan cómo se va a comprobar que ese producto funciona. Para ello se incluyen estructuras de test y se elaboran algoritmos matemáticos de tratamiento de la información para el testado de los circuitos.
De este modo, "comprobar un circuito en el laboratorio aunque es una tarea compleja se puede abordar con los instrumentos y el tiempo necesario, la dificultad aparece cuando hay que asegurarse de que todos y cada uno de los circuitos que se integran en un sistema o aplicación concreta, por ejemplo en cada teléfono móvil que se comercializa diariamente, no han sufrido algún fallo de fabricación y van a ser completamente operativos en la aplicación", ha concluido la responsable del proyecto.