Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos desarrollan una técnica que podría aportar soluciones a las enfermedades de transmisión genética

La comunidad científica ha desarrollado la técnica 'CRISPR/Cas9' que aporta soluciones a enfermedades de transmisión genéticas como las mutaciones, según un estudio liderado por la directora de la Clínica Eugin y miembro del comité de la Sociedad Europea de Reproducción Asistida y Embriología, la doctora Rita Vassena, y publicado en la revista 'Human Reproduction Update'.
"Aunque actualmente disponemos de técnicas muy eficaces como el diagnóstico preimplantacional o el preconcepcional, no debemos poner trabajas a la investigación que aporte nuevas soluciones", ha argumentado la doctora Vassena quien ha afirmado que la novedad de esta técnica es que "permite modificar defectos o mutaciones en el genoma humano de forma eficiente y con costes reducidos".
El 'CRISPR' es un sistema de componentes de las bacterias que actúa como mecanismo de defensa ante posibles ataques mediante secuencias cortas de ADN repetidas regularmente. El 'CRISPR' se acopla al ADN de agentes externos, como los virus, y localiza el material genético dañino para dejar actuar a las proteínas 'Cas9' que, a modo de tijeras, suprimen los genes peligrosos.
El desarrollo de esta técnica no está plenamente maduro en el ámbito de la reproducción asistida, pero ofrece muchas posibilidades para impedir la transmisión de enfermedades de padres a hijos, como las mutaciones mitocondriales.
"El 'CRIPSR/Cas9' permitirá corregir mutaciones y solucionar un gran porcentaje de los casos que hoy no se pueden evitar con las técnicas actuales de diagnóstico genético", ha indicado la doctora.
El propósito de la investigación es garantizar los más altos estándares de eficacia y seguridad cuando se trata de intervenir en la cadena genética humana porque "no olvidemos que estamos tratando con personas", ha señalado.
El uso de esta técnica podría permitir obtener embriones sanos de un hombre y una mujer afectados por alteraciones genéticas hereditarias. Primero se obtendrían muestras de semen, o de ovocitos en el caso de la mujer, para gestar el óvulo mediante fecundación 'in vitro'. Posteriormente, el embrión se edita genéticamente mediante la técnica 'CRISPR/Cas9' eliminando los genes afectados.
Los científicos europeos reclaman un marco regulatorio claro y definido que permita impulsar con garantías la investigación de esta técnica, así como sus aplicaciones en la reproducción asistida, porque en la mayoría de países cercanos no se permite avanzar en esta tecnología.
Cómo ha destacado la doctora Vassena, "en Italia está prohibido pero en España la regulación es clara y detallada, y es un país privilegiado para la investigación en el campo de la reproducción asistida".