Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos aseguran que los nuevos desarrollos tecnológicos permiten a las personas con amputaciones hacer una vida normal

Expertos reunidos en la 'I Jornada de Osteointegración en Amputados', celebrada en la Clínica La Luz de Madrid, han asegurado que los nuevos desarrollos tecnológicos, basados en la osteointegración, permiten a las personas con amputaciones hacer una vida normal.
Se trata de una nueva modalidad ortopédica que consiste en la colocación de implantes metálicos, los cuales se integran "perfectamente" en la estructura ósea del paciente, se reproducen con la "mayor fidelidad" y evitan a la persona los dolores y problemas musculares y óseos que conllevan las técnicas tradicionales.
"La comodidad y práctica ausencia de efectos secundarios mejoran enormemente la calidad de vida del paciente y hacen posible que su día a día sea en la práctica casi idéntico al de una persona que no ha sufrido la pérdida de ningún miembro", ha comentado el coordinador de la jornada, Rafael Delgado Velilla.
Uno de los ejemplos de esta nueva tecnología es el implante osteointegrado femoral, un tratamiento que apenas ha comenzado a aplicarse en España y que permite una unión perfecta entre el muñón y la prótesis a través de un vástago de titanio que, junto a un espaciador de polietileno de forma redondeada, pasa a formar parte de la estructura del fémur a las pocas semanas de su colocación mediante un procedimiento quirúrgico.
Así, entre tres y ocho meses después, una vez se confirma que el vástago de titanio y el fémur se han integrado perfectamente, se puede proceder ya a la segunda fase del tratamiento, que consiste en conectar el tornillo que sobresale del muñón a una pierna artificial, que queda integrada en el conjunto y hace posible que el paciente deje de necesitar apoyos, mejorando además la densidad del fémur, que vuelve a recibir carga, y permitiendo un mayor control de la prótesis.
IMPORTANCIA DE REDUCIR EL SOBREPESO Y OBESIDAD
"Se obtienen los mejores resultados cuando la osteointegración se realiza en el mismo momento en el que se procede a la amputación en quirófano, siempre que las circunstancias permitan llevar a cabo ambos procesos de forma consecutiva. Otro aspecto a tener en cuenta es la necesidad de reducir el sobrepeso y obesidad, que empeora los resultados, y evitar el tabaquismo, que retarda la osteointegración", ha apostillado el experto.
Asimismo, el jefe de la Unidad de Fisioterapia de La Luz, Mariano Velázquez, ha comentado que para tener éxito el proceso necesita acompañarse de una fisioterapia específica adaptada a cada fase del tratamiento. No obstante, prosigue, las sesiones de rehabilitación iniciadas de forma preoperatoria deben reanudarse 24 horas después de la cirugía.
"Una fisioterapia adecuada nos permite dotar al paciente de una mayor autonomía motora y mejorar notablemente sus habilidades para desenvolverse en la vida cotidiana", ha añadido Velázquez.
Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Amputados (Adampi), Fernando Otero de Navascués, ha asegurado que para todo el colectivo de pacientes es "de vital importancia" la existencia de unidades clínicas especializadas en este problema en España, como la que acaba de poner en marcha la Clínica La Luz.
Así, y tras recordar que una amputación es algo irreversible que puede cambiar por completo la vida de una persona de forma inesperada de un día para otro, ha reconocido que "muchas veces" los pacientes se dejan llevar por la "pasividad" y "acaban aceptando su nueva situación sin pensar en que existen adelantos técnicos que, como ocurre con la osteointegración, pueden mejorar su calidad de vida".
Finalmente, el representante del colectivo de pacientes ha hecho un llamamiento a las autoridades sanitarias de las distintas comunidades autónomas para que financien estos avances que están empezando a llegar a España, una vez que ya ha habido algunos casos de pacientes que han conseguido financiación pública para operarse en el extranjero.