Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos alertan de que el uso de drogas para aumentar la desinhibición sexual puede contribuir a la transmisión del VIH

Expertos reunidos en las XX Jornadas de Formación para ONGs, organizadas por ViiV Healthcare y Shionogi Limited, han avisado de que el uso de drogas para incrementar la desinhibición sexual, como por ejemplo, el GHB, mefedrona, cocaína, speed o MDMA, puede contribuir a la transmisión del VIH.
Y es que, los efectos de estas sustancias provocan gran euforia y desinhibición que, si se focaliza de manera sexual, pueden conducir a largas sesiones sexuales, que pueden durar horas o incluso varios días. Esta práctica puede tener importantes repercusiones para la salud, generar adicción, comprometer la salud mental y contribuir a la transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS).
Además, según han alertado los expertos, estas prácticas sexuales potenciadas por el consumo de diversas drogas y sustancias químicas, también conocido como 'Chemsex', pueden interferir en el tratamiento antirretroviral ya que, por ejemplo, el 35 por ciento de los pacientes reconoce saltarse dosis intencionadamente si saben que van a consumir drogas.
Las grandes capitales europeas son las que presentan un mayor índice de práctica de este fenómeno. En este sentido, en España son ciudades como Madrid y Barcelona donde ya se han registrado casos de toxicidad. En este sentido, la directora-gerente de SEISIDA, Mª José Fuster, ha informado de que el estudio 'Uso de drogas recreativas, otros medicamentos y TAR en pacientes con VIH: interacciones en impacto en la adherencia', de ViiV Healthcare en colaboración con Seisida, va a mostrar la situación real de esta problemática en España.
Y es que, el informe tiene como objetivo conocer la prevalencia de posibles interacciones derivadas del uso de drogas recreativas y otros medicamentos junto con TAR por los pacientes con VIH, además de analizar qué conductas adoptan para evitar o paliar dichas posibles interacciones y que impacto tienen estas conductas en su adherencia al TAR y en su salud.