Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos abogan por crear políticas europeas que faciliten las condiciones laborales de pacientes con dolor crónico

Expertos de la plataforma internacional Impacto Social del Dolor (SIP, por sus siglas en inglés), reunidos en Bruselas (Bélgica), han abogado por crear políticas europeas que faciliten las condiciones laborales de pacientes con dolor crónico.
Y es que, tal y como han recordado, se trata de una afección que supone "enormes costes" no sólo para el sistema sanitario sino para el social. En este sentido, el presidente de la Sociedad Regional Europea de Anestesia (ESRA, por sus siglas en inglés), José De Andrés, ha destacado la necesidad de incluir las unidades de dolor como plataforma asistencial, de forma visible y estandarizada en todos los sistemas sanitarios.
"Es necesario que todos los profesionales que atiendan a una persona con dolor conozca la existencias de estas Unidades para colaborar y conseguir mejorar la asistencia del paciente tratando su dolor. En muchas ocasiones, el paciente queda relegado al tratamiento ofrecido por la especialidad médica donde ha sido derivado, cuando lo que hay que conseguir es practicar una asistencia transversal, compartir el conocimiento entre profesionales y así, mejorar el abordaje del paciente", ha comentado.
Por otra parte, los expertos han abogado por considerar el dolor crónico como una enfermedad en vez de como un síntoma, porque que se trata de una dolencia que se extiende a todas los ámbitos de la vida de estos pacientes, limitando y mermando su calidad de vida. Del mismo modo, han subrayado la importancia de aumentar la conciencia sobre la prevención y el diagnóstico.
EMPODERAR AL PACIENTE
Por su parte, los pacientes representados en el SIP han solicitado recibir formación e información para poder conseguir empoderar su cuidado y así, mejorar su realidad. En este sentido, la miembro de la Junta Directiva de Pain Alliance Europe (PAE), Marisol García, ha destacado que el objetivo de la mayoría de las asociaciones de pacientes de ámbito Europeo es mejorar la calidad de vida de las millones de personas que viven cada día con una enfermedad crónica.
"Para nosotros, esta mejora consiste en que seamos los pacientes los que tengamos el derecho de elegir la mejor solución y apoyo posible para vivir nuestra vida de acuerdo a nuestras posibilidades y deseos. Reuniones como el SIP, brindan la oportunidad de cambiar la situación y colaborar en la mejora de la gestión del tratamiento de del dolor crónico desde estancias Europeas. Además de los gestores, profesionales sanitarios e industria farmacéutica, los pacientes desempeñamos un papel clave ya que podemos contar nuestra experiencia", ha enfatizado García.
En este sentido, la presidenta de la Liga Reumatológica Galega, Ana Vázquez, ha recordado que en España cada vez hay "más conciencia y entendimiento" del dolor crónico y de cómo afecta e invade el entorno familiar, laboral y personal. No obstante, ha reconocido echar en falta políticas laborales sólidas que consideren a las personas con dolor crónico".
Para continuar por este camino de avances, Vázquez ha propuesto que, desde los organismos internacionales como la UE, se desarrollen leyes sobre políticas laborales y sanitarias, potencien estilos de vida saludables y se forme sobre prevención y atención del dolor en todos los estamentos del sistema sanitario.
Finalmente, los participantes en la jornada han recordado que con un "buen" abordaje y tratamiento del dolor crónico se consigue una mayor productividad y los pacientes que lo sufren consiguen alargar su vida laboral, lo que, a su juicio, se traduce en una mejora en el sistema económico europeo.