Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos avisan de que la falta de homogeneidad en los consejos de vacunación del adulto provoca baja cobertura vacunal

La falta de homogeneidad en las recomendaciones de vacunación del adulto implica que las coberturas vacunales estén por debajo del nivel óptimo, según ha mostrado una revisión de los posters presentados en el Congreso bianual de la Asociación Mundial de Enfermedades Infecciosas y Trastornos Inmunológicos, realizada por un grupo de expertos europeos, en colaboración con Sanofi Pasteur MSD.
"En la población pediátrica las enfermedades prevenibles mediante vacunación ahora están bien controladas debido a las altas coberturas vacunales que se manejan en este grupo de población, sin embargo, un número mucho mayor de casos de algunas de estas enfermedades infecciosas se producen en las personas mayores, sobre todo por el envejecimiento de la población, ya que cada vez hay mayor número de población senior", ha explicado la pediatra de la Unidad Infantil de Cuidados Intensivos y del Departamento de Fisiopatología y Trasplante del Hospital Mayor Policlínico de Milán (Italia), Susanna Esposito.
Por ello, la experta ha destacado la importancia de que la población entienda que las vacunas no sólo para los niños sino que, también, deben ser consideradas como un componente "clave" de la prevención rutinaria para preservar la salud de los mayores.
En concreto, las vacunas recomendadas en Europa para las personas mayores, sobre todo para la población de 65 años o más, están dirigidas no sólo a proteger a este grupo poblacional contra enfermedades como la gripe, el neumococo, tosferina o el herpes Zóster, sino que también tienen en cuenta su mayor vulnerabilidad debido a la disminución natural del sistema inmune con la edad.
COBERTURAS "MUCHO MÁS BAJAS" QUE EN LOS NIÑOS
"En las personas mayores, estas enfermedades (gripe, neumococo o herpes Zóster) pueden tener peores consecuencias que en las personas jóvenes. En algunos casos pueden traer consigo una serie de efectos que disminuyan el estado funcional de la persona afectada", ha recalcado el geriatra y especialista en medicina interna y en enfermedades infecciosas y tropicales en el Hospital A. Michallon de Grenoble (Francia), Gaetan Gavazzi.
Y es que, mientras que en el caso de las coberturas vacunales en población infantil más del 90 por ciento de los niños de un año de edad han recibido la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina (triple vírica) y la vacuna contra el sarampión, en las personas mayores las coberturas vacunales son "mucho más bajas".
Por ejemplo, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tener unas tasas de vacunación contra la gripe del 75 por ciento, sólo 2 países han logrado alcanzar esas cifras: Países Bajos y Reino Unido. De hecho, entre 2012 y 2013 las coberturas vacunales contra el virus de la gripe en población adulta, sumando los 24 países europeos, tan solo alcanzó una media del 45 por ciento y, actualmente, esta tasa sigue disminuyendo a nivel mundial en toda Europa.