Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos advierten del aumento de infecciones por bacterias resistentes a casi todos los antibióticos disponibles

Expertos han advertido este jueves del aumento en España de las infecciones por bacterias resistentes a casi todos los antibióticos disponibles, debido a su uso incontrolado e indiscriminado. Así lo han señalado durante el Congreso anual de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), que se celebra desde el miércoles y hasta el viernes en el Palacio de Congresos de Valencia.
Según la Red Europea de Vigilancia de las Resistencias a Antibióticos EARS-net y la Red de Vigilancia del Consumo de Antibióticos ESAC, España se encuentra entre los países de Europa con mayores tasas de consumo y resistencia a antibióticos en general.
El vicepresidente de la SEIMC, el doctor Rafael Cantón, ha destacado que "el uso prudente de los antibióticos, es decir tomar los antibióticos sólo cuando sean necesarios, en su correcta dosis y duración, puede contribuir a detener el desarrollo de bacterias resistentes y ayudar a que los antibióticos sigan siendo eficaces en el futuro".
Según los expertos, uno de los "peligros" del consumo inadecuado de los antibióticos es que "compromete la eficacia del tratamiento de las infecciones y favorece el aumento de las bacterias resistentes. Incluso, éstas pueden diseminarse y causar infecciones a otras personas que no hayan tomado ningún antibiótico". Las bacterias resistentes podrían llegar a ser inmunes frente a cualquier antibiótico conocido, lo que "compromete enormemente la curación del paciente".
Los dos "grandes pilares" del control de las resistencias se basan en el uso "prudente" de los antibióticos, sólo cuando se necesitan no en infecciones virales como resfriados, catarros y gripes, y en las medidas de control de la infección como el lavado de manos.
La SEIMC ha destacado que el aumento del uso de los antibióticos "incrementa los costes sanitarios y puede favorecer su toxicidad, sobre todo en pacientes con más factores de morbilidad y mortalidad".
"Una vez que las bacterias son resistentes, el tratamiento de las infecciones causadas por éstas plantea un gran reto: los antibióticos que se utilizan habitualmente ya no son eficaces y los médicos tienen que elegir otros distintos, menos eficaces y con mayor toxicidad", ha explicado.
Al respecto, ha indicado que, con frecuencia, los únicos antibióticos que se pueden utilizar en estos casos son antibióticos antiguos que se desarrollaron hace décadas y cuyo uso se limitó debido a los efectos secundarios.