Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos creen que ya se puede hablar de una curación de la leucemia mieloide crónica y leucemia linfática crónica

Expertos reunidos en la II jornada científica de biomedicina, celebrada bajo el título 'Hemopatías malignas: de la clínica al gen y del gen a la clínica' y organizada por Analiza, Instituto Catalán de Oncología, Fundación Josep Carreras, Asociación España Salud y Marca España, han señalado que ya se puede empezar a hablar de una posible curación de la leucemia mieloide crónica y de la leucemia linfática crónica.
En concreto, el objetivo de las jornadas, coordinadas por el director médico de Analiza, Antonio M. Ballesta, y el jefe de servicio de Hematología del Instituto Catalán de Oncología, Evarist Feliu, ha sido realizar un repaso sobre cómo debe ser el manejo clínico integral de este tipo de pacientes, efectuando una valoración de los distintos procedimientos de diagnóstico y tratamiento, con la mirada puesta tanto al presente como al futuro.
Y es que, en estas patologías, en las que por sus especiales características, el laboratorio y la clínica van estrechamente unidos. En este sentido, la primera parte de la jornada se ha dedicado a definir la clínica y a describir todos los procedimientos de laboratorio, desde la citología a la biología molecular, pasando por la citometría de flujo y la citogenética, que pueden aplicarse al estudio de estas patologías.
Además, la segunda parte de la jornada se ha centrado en las distintas modalidades de tratamiento de las principales hemopatías malignas: leucemias agudas, linfomas, leucemia linfática crónica, neoplasias mieloproliferativas crónicas, síndromes mielodisplásicos y mieloma múltiple.
Allí, los expertos han concluido que mientras que hace 50 años las posibilidades de supervivencia de los pacientes afectados de hemopatías malignas eran prácticamente nulas, actualmente ya puede hablarse de curación en algunas de ellas. No obstante, los porcentajes todavía variables, que van desde el 80 y el 90 por ciento en algunas manifestaciones como la leucemia aguda linfoblástica infantil con factores de buen pronóstico, ejemplo paradigmático de curación de las leucemias, la enfermedad de Hodgkin o la leucemia aguda promielocítica (75% de curaciones), hasta cifras mucho más bajas como es el caso de la leucemia aguda mieloblástica del anciano.