Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos recomiendan a los adultos hablar con los adolescentes de la masturbación

La masturbación es un comportamiento común entre los adolescentes y una práctica necesaria para alcanzar una buena salud sexual, por lo que debería dejar de ser un tema tabú entre padre e hijos, según revela y aconseja un estudio realizado en Estados Unidos. Añade además que a las mujeres les cuesta más admitir que se masturban o que se han masturbado alguna vez en su vida, por estar dicha práctica más estigmatizada entre chicas.
No causa ceguera, ni infertilidad, sino que es una práctica sexual necesaria y sana prácticada por un 58% de los chicos y un 42% de las chicas de entre 15 y 18 ha recurrido a ella alguna vez. Los números aumentan a medida que los jóvenes crecen. Los chicos (80%) a partir de los 17 años admitieron masturbarse, más que las chicas (58%).
Los datos se extraen del estudio publicado en 'Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine' , una investigación que ha sido llevada a cabo a partir de la Encuesta Nacional de Salud y Comportamiento Sexual realizada en 2009 en EEUU y con la participación de 820 adolescentes (414 varones y 406 mujeres) de entre 14 y 17 años.
La investigación, además interesarse por la frecuencia de dichas prácticas, asocia comportamientos sexuales saludables a los jóvenes que se masturban. "Tanto en el sexo masculino como en el femenino, la masturbación está vinculada a una mayor probabilidad de tener sexo oral y relaciones sexuales completas con otra pareja. Además, en los chicos su práctica se asoció a un mayor uso de preservativo", reza la investigación.
A la luz de los datos recogidos, los investigadores recomiendan rescatar el tema entre otros tabú y que padres y adolescentes hablen con naturalidad, sin rodeos ni contradicciones sobre la masturbación, en pro a una educación sexual rica y sin tapujos.