Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos recomiendan que los menores sean revisados por un podólogo antes de la vuelta al colegio

Los pies planos, cavos, varos y valgos son las patologías podológicas más comunes en los niños
Los pies planos, cavos, varos y valgos son las patologías podológicas más comunes en los niños, según ha explicado la ortopeda Beatriz Camós, quien, recomienda la asistencia de los menores a la consulta del podólogo para una revisión con motivo de la vuelta al colegio prevista para dentro de unas semanas.
Así, se estima que la mitad de los menores que acuden a traumatología lo hacen por culpa de tener los pies planos. Esta dolencia responde a una falta del arco o bóveda plantar, lo que deja una huella sin curva y "muy poco pronunciada", sostiene la directora general de la ortopedia Grau Soler.
Por otro lado, los niños que padecen de pies cavos sufren el efecto contrario, ya que existe una elevación anómala de la bóveda que "no deja huella en la parte central de la planta ni en los dedos", sintetiza la experta. Distinta es, sin embargo, la problemática de los pies varos, que hacen que la punta del pie se encuentre hacia dentro y la parte externa tenga "una curvatura como de media luna", observa.
Por último, Camós subraya que existe una dolencia más que afecta a los escolares españoles: los pies valgos. Ésta es la diametralmente opuesta a la anterior, ya que la deformación que produce en el pie se manifiesta hacia fuera, y no hacia dentro.
LAS PLANTILLAS NO IMPIDEN QUE EL NIÑO JUEGUE Y CORRA
Por ello, la especialista recomienda a los padres que antes de que la vuelta al colegio se eche encima lleven a sus hijos a la consulta del podólogo. De esta manera, el profesional puede aconsejar las zapatillas y las plantillas a emplear por el pequeño.
En este sentido, Camós pone de relieve la importancia de estas últimas para los niños, que además, "no les causa absolutamente ningún inconveniente en su vida diaria". Sin embargo, destaca que no todas son iguales y que "es determinante que estén elaboradas con el material adecuado y que sean personalizadas y adaptadas en función de la patología y de las necesidades del menor".
Por último, la especialista ha considerado que el origen de las patologías podológicas infantiles está en "el uso exclusivo de zapatillas deportivas". Según su criterio, su empleo excesivo "provoca que el pie se ensanche".