Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos ven "muy clara" relación entre la seguridad del paciente, su calidad de vida y la eficiencia del sistema

Expertos reunidos en la Jornada Multidisciplinar por la Excelencia en Seguridad y Calidad Asistencial del Paciente, organizada por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con MSD, y como parte de la 'Cátedra Extraordinaria UIMP-MSD de Salud, Crecimiento y Sostenibilidad', han destacado la "muy clara" relación entre la seguridad del paciente, su calidad de vida y la eficiencia del sistema.
"La seguridad del paciente está ya en la agenda de prácticamente todas las organizaciones sanitarias y debiera ser parte integral de la formación de los profesionales en estos momentos. Este curso se diferencia de otros en que no está conceptualizado para proveer a los asistentes de herramientas o técnicas que puedan aplicar directamente en sus hospitales o con sus pacientes, sino que es un curso teórico de actualización de aspectos de seguridad del paciente. Unos aspectos muy útiles ya que este tema es una disciplina nueva, que tiene aproximadamente 15 años, con cada vez más contenido teórico y en el que todavía estamos estudiando cómo trasladar ese contenido teórico a la práctica clínica", ha comentado el director del curso, Juan Gómez-Arnau.
En este sentido, el doctor del servicio de Cirugía del Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza, José Manuel Ramírez, ha asegurado que la homogeneización de los protocolos sanitarios en los diferentes centros hospitalarios es el primer paso para reducir los eventos adversos y poder aumentar así la seguridad del paciente. Para ello, prosigue, se importaron los protocolos nórdicos ya existentes y se adaptaron a la idiosincrasia española, hasta llegar a los modelos actuales de los que disponemos.
"Actualmente, estamos ofertando el mejor tratamiento, muy homogéneo y basado en la evidencia, lo cual supone automáticamente seguridad del paciente y, por tanto, un aumento de la percepción del paciente en cuanto a la calidad asistencial", ha destacado el doctor.
Además, al mismo tiempo que aumenta la calidad de vida de los pacientes, la homogeneización de estos tratamientos y el incremento de la seguridad de los pacientes también repercute de manera directa y positiva en los costes del sistema sanitario público, ya que se reducen la estancias hospitalarias, las visitas médicas y la administración de tratamientos, entre otros aspectos.
LOS COSTES DE LA NO SEGURIDAD SUPONEN EL 6% DEL GASTO SANITARIO
"Se estima que los costes de la no seguridad suponen aproximadamente el 6 por ciento del total del gasto sanitario, la mitad de ellos son prevenibles. Si realmente pusiéramos en marcha prácticas seguras dirigidas a disminuir estos eventos adversos, la repercusión económica sería muy grande, porque además está demostrado que gran parte de estos eventos adversos producen el deterioro crónico de los pacientes", ha añadido el cirujano general y coordinador de Calidad del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, Pedro Ruiz.
En la tarea de reducir este impacto, los expertos han destacado la importancia de la labor de los profesionales, pero también la de todos los agentes que trabajan en el ámbito de la salud, incluyendo el sector privado. En este sentido, la directora ejecutiva de Policy, Communications and Corporate Affairs de MSD, Regina Revilla, ha recordado que su compañía ha venido desarrollando acciones en los últimos años para responder a la preocupación de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales en esta materia.
"De hecho, ya estamos trabajando con las comunidades autónomas, las principales sociedades científicas implicadas y con los agentes asistenciales tanto del ámbito hospitalario como de la Atención Primaria y estamos poniendo en marcha programas de formación, recursos y alertas dirigidos al profesional del ámbito sanitario, siempre con el objetivo de mejorar la calidad asistencial que reciben los pacientes", ha apostillado.
Finalmente, la subdirectora general de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Paloma Casado, ha repasado las líneas generales de la actualización de la Estrategia Nacional de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud para los próximos cinco años.