Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos apuestan por los trasplantes selectivos de la córnea porque sólo la reemplazan parcialmente

Oftalmólogos del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) han apostado por los trasplantes selectivos (o lamelares) de la córnea, ya que se realizan con procedimientos que la reemplazan parcialmente para eliminar tan solo la parte enferma, substituyéndola por una sana.
Tras esta cirugía, los pacientes con buen pronóstico recuperan entre el 90 y el 100 por ciento de su visión. En concreto, los procedimientos para realizar el trasplante selectivo de la córnea se conocen como la queratoplastia endotelial de membrana de Descemet (DMEK) y la queratoplastia lamelar anterior profunda (DALK).
La diferencia esencial entre ambas técnicas radica en la parte de la córnea que se trasplanta. Así, la DMEK se practica cuando la lesión se produce sobre el endotelio (una capa de células situada en las capas internas de la córnea) y la DALK está indicada para lesiones en las capas más externas de la córnea.
Al trabajar sobre dos partes diferenciadas de la córnea que se trasplanta, estos procedimientos permiten aprovechar un mismo tejido para dos pacientes distintos.
EL TRASPLANTE TOTAL DE LA CÓRNEA
Ahora bien, el procedimiento más extendido, hasta hace poco, consistía en trasplantar totalmente la córnea. Se trata de un procedimiento indicado sobre todo para pacientes que, a causa de una enfermedad o de un accidente, tienen dañado todo el grosor de la córnea.
Aparte de los trasplantes de córnea procedentes de un donante, existen las llamadas córneas artificiales o queratoprótesis. Estas están indicadas para personas en las que un trasplante de córnea convencional, ya sea total o parcial, tiene mal pronóstico, ya sea porque han sufrido rechazos de tejidos trasplantados previamente o porque padecen enfermedades que impiden el procedimiento, como por ejemplo algunos herpes oculares.
Sin embargo, este tipo de trasplante puede presentar complicaciones a largo plazo por el contacto de la prótesis corneal con el exterior. Pese a ello, actualmente existen importantes mejoras y diseños que representan una alternativa aplicable para un espectro cada vez más amplio de pacientes.