Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expulsados de 'su' propia casa

Joaquín y Josefa tienen 80 años y están desesperados. Dicen que su hijo ha solicitado su deshaucio. "Si alguien nos acogiera, se lo juro, que nos haría un favor", reclama Josefa.
"Yo aquí me siento como una persona que está aquí de prestado", opina el progenitor.
Según ellos compraron la casa hace 38 años, aunque no la registraron. Aseguran que ese fue su error porque ahora su hijo la ha puesto a su nombre e intenta venderla.
"El piso es mío y está a mi nombre en el contrato", reclama el padre.
Tenían que haber dejado el piso el martes pero al final lo han aplazado debido a la enfermedad de Joaquín.
La versión de la otra parte es bien distina: la abogada del hijo asegura que su representado compró el piso a los 18 años.
Mientras llega la orden de deshaucio, ellos esperan a que llegue un milagro para seguir viviendo allí.