Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores afirma que el acuerdo de la UE con Turquía sobre los refugiados "no está cerrado" y habrá que analizarlo

El Embajador en Misión Especial para Asuntos Migratorios, Javier Carbajosa, ha afirmado este martes 8 de marzo que el acuerdo entre la UE y Turquía sobre los refugiados "no está cerrado" y sus condiciones, "de gran calado e importancia" tendrán que ser analizadas "en las próximas semanas" hasta que se celebre el próximo Consejo Europeo.
Así se ha expresado durante su intervención en una mesa redonda organizada por el Instituto Elcano para analizar los riesgos que afronta en la actualidad el espacio Schengen, en la que Carbajosa ha incidido en que "no están cerrados los acuerdos con Turquía" cuyas nuevas condiciones "han suscitado reacciones diferentes" y "cierto grado de sorpresa".
"Todo el mundo quiere ser posibilista, pero hay que ver en qué términos nos vamos a pronunciar. Son decisiones de gran calado, no solo a nivel económico, también político", ha explicado después en declaraciones a Europa Press, para incidir en que hay que analizar tanto la propuesta económica, como la relativa a visados y adhesión a la Unión Europea y el mecanismo para los refugiados.
Sobre este asunto, ha resumido que "Turquía absorbería a todos los migrantes devueltos desde suelo europeo a cambio de que la UE absorbiera a refugiados sirios que están en su territorio". "De lo que estamos hablando es de un mecanismo de absorción directa de ciudadanos refugiados sirios desde Turquía a suelo europeo y eso en estos momentos supone un elemento novedoso. Como son medidas de calado, tenemos que verlo", ha comentado.
En cualquier caso, para Carbajosa "Turquía sin duda es un actor principal" con el que la Unión Europea "tiene que tener una relación fluida" que debe hacerse extensiva a otros Estados del entorno de Siria. "Es el país con más refugiados pero al objeto de mantener esas comunidades de refugiados bien administradas, tenemos que mantenerlas con Jordania o Líbano, que también están asistiendo dentro de sus fronteras a comunidades de refugiados muy importantes", ha apuntado.
En opinión del embajador, ante esta crisis "hay una serie de cosas que se tienen que hacer y unas cosas van a gustar más y otras menos, pero hay que seguir por ese camino porque dentro de este tema se han producido muchas tensiones", entre las que ha mencionado las de las sociedades favorables o contrarias a la acogida frente a sus gobiernos, las "fricciones" entre los propios Estados europeos y "por supuesto, entre los Estados y terceros países de origen y tránsito".
"La política europea tiene que estar y seguir estando centrada en una serie de elementos: la aceleración de los mecanismos de reubicación y reasentamiento; la cooperación con terceros países de origen y tránsito, con mucho retorno y mucha readmisión sin lugar a dudas; el control de fronteras absoluto si no quiere uno que colapse Schengen, la lucha contra las mafias, el respeto a los derechos humanos y la resolución de los conflictos", ha resumido.
LOS REFUGIADOS NO QUIEREN ESPAÑA
Precisamente, preguntado por la escasa llegada de refugiados (18 de 18.000) a España mediante los cupos de la Comisión Europea y los programas de reasentamiento, Carbajosa ha afirmado que "estas cosas o se hacen bien o no se hacen" y ha expuesto como principal dificultad la voluntad de los refugiados de trasladarse a países distintos de España, algo que según ha dicho "pasa en Italia y en Grecia" con los que están pendientes de recolocación y también en sitios como Líbano y Jordania.
"Con los refugiados hay que ver hasta qué punto lo razonable es imponer un destino, ya no sólo porque pueda ser contrario a una determinada interpretación de los derechos humanos, es que aunque se traigan a personas a España, luego hay que ver como se controlan los movimientos secundarios y qué les impide después salir a otro país. Tampoco puedes obligar a un señor que no tiene vínculo con el país de destino porque incluso si se utiliza la fuerza soberana del Estado, dentro del espacio Schengen nada le impide moverse", ha afirmado.