Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FADSP ve "un parche" y un "desastre" que el Gobierno exija pagar a los inmigrantes para acceder a la Sanidad

El portavoz de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, ha asegurado que la medida anunciada por el Gobierno es un "parche" y un "desastre", tanto en su concepción como en su planteamiento operativo, y ha avisado de que "no va a resolver" el problema.
En declaraciones a Europa Press, Sánchez Bayle ha criticado duramente esta medida y ha recordado que, "además de ser unas cantidades muy significativas", se deja fuera "a la mayoría" de los inmigrantes que están en nuestro país.
Asimismo, el portavoz de FADSP ha alertado de que los costes que se establecen son "sospechosamente muy similares" a los que se pagan en la sanidad privada y ha advertido de que este colectivo tendrá "muchas dificultades" para poder pagarlo.
"La inmensa mayoría de los inmigrantes irregulares no van a poder acogerse a estos convenios, quedando su atención sanitaria en manos de las Urgencias, con lo que ello supone la saturación de un dispositivo ya saturado, de postegración de atenciones sanitarias y de problemas de salud pública con probables incrementos de costes", ha recalcado.
Dicho esto, Sánchez Bayle ha comentado que esta norma se contradice también con el sistema de financiación de las prestaciones sanitarias públicas, que está establecido dentro de un modelo de financiación de las comunidades autónomas y que procede de los impuestos que ya pagan todas las personas que viven en España al consumir cualquier producto o servicio.
De esta manera, ha apostillado, se "impone" a esta población, con recursos económicos "muy limitados", una "doble" imposición que "no parece razonable". "Se trata de un parche que va a crear problemas añadidos y que, a la postre, no va a suponer ingresos significativos para el sistema sanitario público y sí la exclusión de la atención sanitaria a estas personas con los problemas humanitarios y sanitarios que conlleva", ha zanjado.