Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FADSP avisa de que el gasto farmacéutico está poniendo en "serio riesgo" el SNS y pide "serias" políticas activas

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha avisado de que el incremento del gasto farmacéutico está poniendo en "serio riesgo" el Sistema Nacional de Salud (SNS) y ha solicitado la puesta en marcha de "serias" políticas activas.
Y es que, tal y como ha recordado la organización, en 2015 el gasto de recetas creció un 1,86 por ciento, pero según los últimos datos del Ministerio de Hacienda el gasto farmacéutico hospitalario tuvo un incremento del 26 por ciento lo que, a su entender, supone una situación "inasumible" para unos presupuestos que han tenido solo un ligero incremento en 2015 y 2016, de manera que el aumento total del gasto farmacéutico supera con mucho el aumento presupuestario de la sanidad pública.
Una situación que, a su juicio, se ve agravada por el acuerdo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con Farmaindustria garantizándoles un aumento del mismo porcentaje del incremento del PIB cuando los presupuestos sanitarios crecen en torno a 2-3 puntos porcentuales menos.
PIDE MODIFICAR LOS CRITERIOS DE FINANCIACIÓN PÚBLICA
Ante esto, la FADSP ha solicitado modificar los criterios de la financiación pública y la fijación de precios, para que estos incluyan criterios que tenga en cuenta los costes reales de la investigación y producción, y garantizar el abastecimiento de los medicamentos eficaces, evitando los que se producen por intereses económicos de las empresas farmacéuticas, para ello es importante contar con una empresa pública farmacéutica que pueda asegurar la fabricación de los medicamentos necesarios.
"Fomentar el uso racional del medicamento para lo que es precisa la creación de agencias de evaluación y una muy activa política sobre los prescriptores de formación y evaluación independiente de la industria, de utilización de la medicina basada en la evidencia y de prevención del uso inapropiado de los mismos. Además, y complementario a lo anterior, es el control estricto del marketing y la información realizada por la industria y su financiación de eventos científicos", ha sugerido la organización.
Finalmente, ha abogado por desarrollar la investigación pública tanto para orientarla hacia los principales problemas de salud como para desarrollar patentes públicas que permitan escapar de la asfixia económica de las patentes privadas; y eliminar los copagos del RDL 16/2012 para acabar con las barreras económicas para el acceso de medicamentos necesarios.
"Algunas de estas medidas son fáciles de implementar y otras tienen una eficacia más a medio plazo, pero lo que es evidente es que hay que plantarle cara a la industria farmacéutica y anteponer el derecho a la salud a los desproporcionados beneficios empresariales", ha zanjado.