Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FADSP pide mantener en España "al menos un centro de referencia" para el control y tratamiento

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha afirmado que "es preciso el mantener en España al menos un centro de referencia para el control y tratamiento" de los enfermos por el virus del ébola "para optimizar su atención y minimizar los riesgos de diseminación".
Así se ha expresado la federación en un comunicado, después de que un paciente que esté siendo atendido en el Hospital Sant Joan de Alicante por presentar síntomas que se corresponden con el virus de ébola y que ha hecho activar el protocolo de actuación contra esta enfermedad.
Para FADSP, es "importante" el mantenimiento del Hospital Carlos III de Madrid --donde han estado ingresados el fallecido Miguel Pajares y la hermana Juliana Bonoha-- "como centro de referencia" y la dotación de este hospital sea "adecuada a esta tarea, volviendo a poner en funcionamiento las partes del mismo que se cerraron".
Asimismo, ha reiterado que "mientras no se controle la epidemia de ébola en África", la probabilidad de que la enfermedad llegue a España "continúa estando presente". "No deberíamos de olvidar que la principal actuación para prevenir el ébola debe de realizarse donde ahora está presente la epidemia", ha subrayado.
En este sentido, ha manifestado que, desde su punto de vista, España y los demás países de la Unión Europea "deberían de realizar un esfuerzo especial dotándoles de medios tecnológicos y de apoyo profesional para controlar la epidemia". "La mejor manera de prevenir la epidemia del ébola en nuestro país es controlarla donde ahora esta activa", ha enfatizado.
"Una vez mas poner de relieve la notoria incompetencia de las autoridades sanitarias, en especial del Ministerio de Sanidad, que se niegan a reconocer la evidencia y que lanzan mensajes contradictorios que solo generan desconfianza", ha concluido.