Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FDA autoriza la administración de 'Esbriet' (Roche) para la fibrosis pulmonar idiopática

La Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado la administración de pirfenidona, comercializado por Roche con el nombre de 'Esbriet', como tratamiento para la fibrosis pulmonar idiopática (FPI) en Estados Unidos.
Se trata de una patología grave provocada por una cicatrización progresiva (fibrosis) de los pulmones, que dificulta la respiración e impide que corazón, músculos y órganos vitales reciban oxígeno suficiente para funcionar con normalidad. Puede avanzar tanto rápidamente como con lentitud, pero siempre deriva en el endurecimiento de los pulmones, que finalmente dejan de funcionar.
Entre 80.0000 y 100.000 personas padecen fibrosis pulmonar idiopática en Europa y la incidencia suele ser más frecuente a partir de los 45 años, afectando más a hombres que a mujeres. La supervivencia media de estos pacientes a partir del diagnóstico es de entre 2 y 5 años.
"Estamos ante un día histórico para pacientes y familiares que conviven en Estados Unidos con esta enfermedad grave, mortal e incurable. La aprobación de 'Esbriet' permitirá disponer de un medicamento que contribuya a ralentizar el avance de la patología", ha comentado la directora médico y jefa de Desarrollo Global de Productos, Sandra Horning.
La autorización del fármaco parte de los datos de un amplio estudio Fase III conocido como 'ASCEND', así como de los resultados de otros ensayos, los denominados 'CAPACITY' 1 y 2. En el primero de ellos, los pacientes tratados con el fármaco de Roche experimentaron un retraso en el declive de la función pulmonar frente a los no tratados.
En concreto, 'Esbriet' es una terapia oral y se cree que su mecanismo de acción interfiere con la producción del factor de crecimiento transformante (TGF)-beta, una pequeña proteína del organismo implicada en el crecimiento celular, así como con la producción del factor de necrosis tumoral (TNF)-alfa, otra proteína, relacionada con la inflamación.
La compañía InterMune fue la responsable del desarrollo de más de 12 años de este fármaco. El pasado 29 de septiembre, Roche adquirió InterMune.