Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FDA prueba el stent periférico 'Supera' (Abbott) para tratar a personas con enfermedad arterial periférica

La compañía biomédica Abbott ha anunciado que su sistema de stent periférico 'Supera' ha recibido la aprobación de la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar a personas con un bloqueo de los vasos sanguíneos en la zona superior de la pierna causado por enfermedad arterial periférica (EAP).
La EAP se produce cuando un aumento de grasa y colesterol provoca un estrechamiento de las arterias periféricas al corazón con lo que se reduce el flujo sanguíneo a zonas del cuerpo, con mayor frecuencia a las piernas. La enfermedad afecta del 12 por ciento al 20 por ciento de las personas de más de 65 años de edad y puede causar dolor en las piernas, además de aumentar el riesgo de infarto de miocardio o ictus.
El stent 'Supera' simula, de una forma mimética, el movimiento natural de la arteria, que supone un importante avance para muchos pacientes con EAP y ayuda a aliviar el dolor en las piernas al caminar. Esta excepcional tecnología patentada de alambre entretejido restablece el flujo sanguíneo en el área tratada, además de ofrecer fuerza y flexibilidad.
En concreto, el stent 'Supera' se ha aprobado para tratar bloqueos en la arteria femoral superficial, un vaso sanguíneo del muslo, y la arteria poplítea proximal, un vaso sanguíneo que se encuentra por encima de la rodilla.
En comparación con otros stents de nitinol utilizados para tratar vasos sanguíneos bloqueados en la zona superior de la pierna, 'Supera' es "más flexible, más fuerte y resistente" a los pliegues o a la fractura por un movimiento enérgico. Estas características son especialmente importantes al tratar los vasos de la pierna, donde se producen movimientos frecuentes durante las actividades diarias, como caminar, sentarse o estar de pie.
"Los médicos identifican cada vez más casos de enfermedad arterial periférica como causa importante de dolor en la pierna, que puede limitar la capacidad de las personas de seguir un estilo de vida saludable. El tratamiento con el stent Supera es muy eficaz para aliviar el dolor en la pierna y permite que la mayoría de pacientes reanude sus actividades, como demuestran los resultados del estudio 'SUPERB'", ha comentado el jefe de sección de Medicina Vascular e Intervención en el Massachusetts General Hospital e investigador principal del ensayo clínico, Kenneth Rosenfield.
En los datos del estudio clínico 'SUPERB', utilizados para respaldar la aprobación del stent 'Supera' por la FDA, se ha demostrado que es muy eficaz para abrir los vasos sanguíneos bloqueados del muslo, incluso en casos difíciles, y se ha observado que los resultados se mantienen a lo largo del tiempo.
Además, durante el primer año siguiente al tratamiento con el stent Supera no se produjo ninguna fractura del stent y, a los dos años, la frecuencia de fractura del stent era muy baja, del 0,5 por ciento. Las fracturas del stent son un riesgo conocido del tratamiento con stents metálicos tradicionales en la pierna por la frecuencia y el tipo de movimiento de esta parte del cuerpo.
"La aprobación por la FDA brinda una opción terapéutica adicional que puede tener una consecuencia positiva en las vidas de las personas afectadas por enfermedad arterial periférica. Además, da a Abbott un rápido acceso a uno de los segmentos del sector de los stents periféricos de más rápido crecimiento, que proporciona a Abbott una de las carteras más completa y competitiva de tecnología periférica en la industria", ha zanjado el vicepresidente sénior de Abbott Vascular, Chuck Foltz.