Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FEFE propone un nuevo sistema de facturación en el que las entidades financieras facturen a las oficinas de farmacia

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) ha presentado este martes el informe 'El sistema retributivo de la farmacia española: evaluación de modelos fallidos y propuestas eficaces' en el que, entre otras medidas, propone un Sistema Eficiente de Facturación y Cobro (SEFACO) que establece que sean las entidades financieras quienes realicen la facturación a las oficinas de farmacia, con medios de pago electrónicos y de forma "directa e inmediata".
"Se trata de aprovechar las nuevas tecnologías y la implantación de la receta electrónica para agilizar todos los procesos de cobro y eliminar aquellas partes que son menos eficientes", ha explicado el economista y uno de los autores del informe Francesco D. Saldulli, para informar de que este nuevo sistema tiene como objetivo reducir la "inestabilidad e incertidumbre" generada en las oficinas de farmacia por el incumplimiento de las Administraciones en el pago a las mismas.
De hecho, tal y como ha reconocido el presidente de FEFE, Fernando Redondo, actualmente el Estado debe al sector unos 330 millones de euros. Por ello, ha defendido la puesta en marcha de esta iniciativa porque proporcionaría una "mayor liquidez" a los establecimientos farmacéuticos y, al mismo tiempo, "aliviaría tensiones" en la cadena de suministro, al facilitar el cobro y favorecer una mayor competencia en el proceso de facturación.
"Este sistema consistiría en que hay una dispensación en la oficina de farmacia, ésta cobra inmediatamente de la entidad financiara y, posteriormente, la entidad gestora hace un chequeo de las prescripciones dispensadas en las oficinas frente a lo que se ha pagado por la entidad financiera. Posteriormente, habría una conciliación de pago entre la entidad financiera y la entidad gestora", ha comentado Saldulli.
Este proceso, prosigue, sería "transparente" para el paciente y no habría datos sensibles del paciente a los que podría tener acceso la entidad financiera. Además, ha insistido en que el mecanismo es "muy eficaz" para la oficina de farmacia porque se adelantaría "en muchos días" el importe de las recetas.
Ahora bien, para que se pueda poner en marcha este sistema, sería necesario un cambio en el modelo de relaciones económicas con las administraciones y, además, una "aceleración" en el proceso de implantación de la receta electrónica.
"Hemos hablado ya con banqueros y con personas del mundo financiero y nos han asegurado que están preparados para sacar adelante esta propuesta. Además, ya hemos tenido algunos contactos con la Administración y parece que lo ve bien siempre y cuando no se le perjudique. Y no es el caso, porque el administrador público, que es el que maneja el dinero, estaría encantado de no tener los problemas que ha tenido con los impagos directamente con ciudadanos como son los farmacéuticos, porque es más fácil para ellos tenerlos con las entidades financieras", ha recalcado el presidente de FEFE.
ELIMINAR DEDUCCIONES Y MANTENER EL FOMENTO DEL EMPLEO
Por otra parte, los expertos responsables del informe recomiendan eliminar las deducciones impuestas en diferentes reales decretos ya que, a su entender, "sólo tienen sentido" en aquellos modelos en los que las oficinas de farmacia puedan obtener bonificaciones de los distribuidores y fabricantes, modelo que no es el español.
"Cuando el legislador opta por gestionar el mercado farmacéutico por regulación de precios en lugar de por incentivos a la competencia, el sistema de deducciones deja de tener sentido y sólo sirve para recaudar y frenar el creciente impacto negativo de las aportaciones sobre el excedente bruto de explotación", ha recalcado Saldulli.
Asimismo, y debido a que el sector de la oficina de farmacia ha mantenido los niveles de empleo durante la crisis económica, los especialistas consideran "imprescindible" mantener las medidas destinadas al fomento del mismo.
Otras propuestas incluidas en el informe consisten en destinar fondos que permitan cerrar los procesos de adopción de la receta electrónica con "mayor celeridad"; vincular los incentivos de dispensación a la tasa de dispensación de fármacos por unidad de trabajo y a la tasa de errores de dispensación; fomentar las capacidades de sustitución terapéutica entre medicamentos cubiertos y entre las especialidades farmacéuticas publicitarias (EFP) y fármacos cubiertos.