Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fabra anuncia préstamos universitarios con aval de la Generalitat para aplazar cinco años el pago de los estudios

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha anunciado que este curso se pondrán en marcha préstamos universitarios para que las familias que cumplan los requisitos puedan aplazar el pago de los estudios superiores cinco años y que contarán con el aval de al Generalitat.
El jefe del Consell ha dado a conocer esta iniciativa durante el acto de apertura del curso universitario en la Comunidad Valenciana, que se ha celebrado este jueves en la sede histórica de La Nau de la Universitat de València (UV).
El 'president' ha manifestado en su intervención que el Gobierno autonómico "mantiene el sistema de becas con 16,5 millones de euros para garantizar que ningún estudiante se queda fuera". Y ha añadido: "Al mismo tiempo, hemos desarrollado otras fórmulas que se pondrán en marcha este nuevo curso, como los préstamos universitarios en los que las familias que cumplan los requisitos podrán aplazar cinco años el pago de los estudios y serán avaladas por la Generalitat".
Tras la ceremonia, desde la Consejería de Educación han detallado que las estimaciones del Ejecutivo autonómico son que esta línea de préstamos podría tener unos beneficiarios potenciales de 15.000 alumnos --10.000 de grado y 5.000 de postgrado--, que corresponde a la cifra de alumnos que se quedan fuera de las becas en los últimos años.
No obstante, si hubiera más solicitudes "hay capacidad para aumentar la horquilla" de estudiantes que conseguirían estos préstamos y, en caso de que no se pudieran asumir todas las peticiones, el criterio de renta sería el que primaría, ha explicado el director general de Universidades, José Miguel Saval.
Este préstamo tendría una carencia de cinco años, es decir, que no empezaría a devolverse hasta el sexto año. Mientras, solo se pagarían intereses "muy bajos". La familia solicitante tendrá que acreditar las condiciones de estudiante y, en caso de concederse, la aportación económica la recibirá la universidad.