Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece el sacerdote haitiano Gerard Jean-Just, líder espiritual en EE.UU.

El sacerdote católico haitiano Gerard Jean-Just, quien durante años luchó por los derechos civiles de la comunidad de su país en Florida (EE.UU.), murió ayer en Miami a los 62 años, como consecuencia de un derrame cerebral, informaron hoy medios locales.
Jean-Just nació en Cavailon (Haití) y llegó a Estados Unidos a finales de la década de 1970 para, poco después, crear en Miami un centro de acogida para los haitianos más desfavorecidos.
Fue durante todo este tiempo un líder espiritual y político respetado por su lucha incansable en favor de los inmigrantes haitianos indocumentados que llegaban a Estados Unidos.
Por ello, fue considerado por muchos como el Martin Luther King de la lucha por los derechos civiles de los haitianos en este país, a los que defendió de forma apasionada.
Jean-Just regresó a Haití a principios de la década de 1990 para respaldar al depuesto presidente Jean-Bertrand Aristide, exiliado a Sudáfrica tras la caída de su régimen en febrero de 2004.
Tras el derrocamiento de Aristide, cuando el empobrecido suburbio de Cité Soleil (en la capital, Puerto Príncipe) era el reducto de poderosas bandas criminales, el sacerdote fue detenido y acusado de estar en conexión con el asesinato de un periodista haitiano, aunque los cargos fuero desechados posteriormente.
Los partidarios de Jean-Just intentaron presentar su candidatura a las elecciones presidenciales de 2006, estando preso éste todavía, pero las autoridades negaron la petición con el argumento de que se encontraba encarcelado.
Finalmente, por razones humanitarias (Jean-Just padecía de leucemia), las autoridades haitianas lo pusieron en libertad para que pudiera regresar a Estados Unidos y someterse a un tratamiento médico adecuado.