Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una llamarada provocada por una explosión de aire pudo alcanzar a los muertos en el fuego de Alicante

Una llamarada originada por la explosión de varias bolsas de aire pudo ser la causa que provocó el fallecimiento de un brigadista y de un agente medioambiental, así como otros dos heridos, también profesionales relacionados con las tareas de extinción, durante los trabajos que realizaban para tratar de controlar el fuego declarado este domingo en Torremanzanas (Alicante). Ambas muertes ya están siendo investigadas por dos juzgados de Alicante que han abierto diligencias para averiguar qué es lo que ocurrió.

Según el testimonio aportado por los dos heridos a diversas personas, entre ellas al alcalde de Penáguila, que recogió a uno de ellos al encontrarle en una pista forestal, dos brigadas estaban realizando tareas de extinción en este punto cuando una llamarada causada por la explosión de bolsas de aire alcanzó a varios de los efectivos sobre el terreno.
Tras el incidente, al menos dos de estos efectivos, que estaban heridos, abandonaron el lugar a pie y comenzaron el descenso desde la zona en la que se encontraban trabajando, momento en el que el alcalde de la localidad vecina de Penáguila, Carlos Blanes, que viajaba en su automóvil hasta Torremanzanas para interesarse por la situación del incendio, localizó a ambos, tal y como ha explicado el primer edil en declaraciones a Europa Press.
En ese momento, Blanes subió a uno de los heridos a su automóvil y el otro hizo lo propio en un segundo vehículo en el que viajaban la mujer y la hija del alcalde, por lo que trasladaron a los afectados hasta Penáguila con el objetivo de prestarles una primera atención.
Primera asistencia
Una vez en la población, y a la espera de la llegada de los efectivos sanitarios, varios turistas que se encontraban en el municipio y que eran médicos y asistentes de profesión se hicieron cargo de los heridos en primera instancia, hasta que finalmente fueron movilizados a centros hospitalarios en ambulancias desplazadas hasta la localidad.
Uno de estos brigadistas fue trasladado hasta el Hospital de la Virgen de los Lirios, en Alcoy, desde donde este lunes ha sido llevado al centro hospitalario de la Arrixaca, en Murcia.
Tres días de luto
Tanto los ayuntamientos de Penáguila y de Benifallim (Alicante), municipios vecinos de Torremanzanas, así como este último, han decretado tres días de luto por las dos víctimas del incendio, según han acordado de manera conjunta los primeros ediles de las tres poblaciones.
El fuego, que comenzó en la partida de la Rabosina a las 13.00 horas, se ha cobrado las vidas de un agente medioambiental de la localidad alicantina de Ibi y un brigadista que ha perdido la vida en la madrugada de este lunes en el Hospital General de Alicante, al que fue trasladado.
De las dos personas heridas, una está ingresada en estado grave en la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante y la otra ha sido trasladada al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, después de haber sido atendida en el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy (Alicante).
Investigaciones judiciales
El juzgado de instrucción número 2 de San Vicente del Raspeig (Alicante) ha abierto una causa por el fallecimiento de un agente medioambiental que murió mientras realizaba tareas de extinción del incendio declarado este domingo en la localidad de Torremanzanas, mientras que el de guardia de Alicante ha hecho lo propio en relación a la muerte de un brigadista que ha perdido la vida a causa de las heridas sufridas en este mismo siniestro.