Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece una senderista cuando realizaba el GR 65 en la provincia de Huesca

Una mujer de 58 años de edad y vecina de Zaragoza ha fallecido este sábado cuando realizaba una ruta senderista en el GR 65 3.2, entre Atarés y el cruce de Botalla, según ha informado la Guardia Civil.
Sobre las 12.00 horas de este sábado, la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (SEREIM) de Jaca ha recibido una llamada en la que una persona informaba de que se encontraba realizando senderismo en esta zona y su compañera, una mujer de 58 años, estaba sufriendo un fuerte dolor en el pecho que le impedía continuar.
Hasta el lugar se han desplazado componentes del SEREIM de Jaca, avisando a una ambulancia para que acudiese también a la zona. Durante el trayecto han recibido un nuevo aviso en el que les informaban de la entrada en parada cardiorespiratoria de la mujer.
Cuando han llegado al lugar, se han encontrado a su compañera de actividad efectuándole las maniobras de reanimación, que se han prolongado durante más de 30 minutos. Después, los especialistas han relevado a esta persona y han proseguido con las maniobras RCP hasta la llegada de una ambulancia, retomando los servicios sanitarios esta labor y colocándole a la mujer un desfibrilador semi-automático.
A pesar de todos los esfuerzos, la mujer ha fallecido y su cuerpo ha sido evacuado hasta el hospital de Jaca, han señalado las mismas fuentes.
DOS MONTAÑEROS
Por otra parte, a las 16.00 horas, la Benemérita ha recibido otra llamada telefónica alertando que había dos personas enriscadas en la vía de escalada Áliga, situada en la pared del Tozal del Mallo (Ordesa) y que solicitaban ayuda para ser rescatadas.
Tras alertar a los equipos de montaña del GREIM de Boltaña y a la unidad Aérea de Huesca, se han trasladado hasta la zona de actuación, donde han accedido rápidamente por una vira de la pared cercana hasta estas dos personas y, tras desplazarse por la pared, se han conseguido poner en su vertical.
Han progresado por una zona de gran dificultad técnica, con desplomes de la pared, y una vez a su altura han continuado con el proceso de rescate hacia el suelo, mediante la instalación de varios rápeles, llegando al suelo donde han sido nuevamente recogidos por el helicóptero y evacuados hasta la pradera de Ordesa.