Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares y amigos de seis presuntos yihadistas encarcelados se concentran en Melilla para defender su inocencia

Un grupo de familiares y amigos de seis melillenses encarcelados por su presunta vinculación con el terrorismo yihadista se ha concentrado este sábado por la tarde en Melilla para defender "la inocencia" de los seis jóvenes detenidos en 2014 dentro de la llamada 'Operación Javer' y reclamar su puesta en libertad.
La protesta ha tenido lugar en la Plaza de España de Melilla, frente a la Delegación del Gobierno, y la misma estaba presidida por una enorme pancarta sujetada por mujeres, la práctica totalidad vestidas con el velo islámico integral, que decía lo siguiente: 'Igualdad ante la presunción de inocencia. No al abuso de la propaganda política. No a la discriminación'.
Durante la concentración, que se ha desarrollado de forma pacífica, con la asistencia de cerca de un centenar de personas, hombres por un lado y mujeres por otro, así como la presencia de un gran número de niños, se ha leído un manifiesto.
En el mismo, leído por Gafor Mohamed Al-Laly, se ha recordado los nombres de los seis detenidos: "Son Kamal Mohamed, Mohamed Benali, Mustafa Zizaoui, Benaisa Lagmouch, Rachid abdelnahet y Mustafa Al lal" ha dicho.
Así, ha indicado que el 29 de mayo de 2014, fuerzas especiales de la policía se desplazaron a Melilla "con un despliegue de medios que incluían hasta helicópteros y varias decenas de policías, fuertemente armados, entraron en sus casas".
Denuncia que hicieron "sin reparar en la forma de cómo lo hacían, con una brutalidad policial injustificada y digo brutalidad, porque no sólo rompieron puertas de casas en las que dentro había menores a las 3,00 horas de la madrugada, sino que no les importó a quién se encontraban en su camino, procediendo a esposar incluso a mujeres embarazadas, apuntando con armas de fuego a menores y no reparando en cómo llevaban a cabo la entrada en estas viviendas".
Así, ha apuntado que "todo ello en el nombre de un supuesto protocolo de actuación del Estado de en el que vivimos, un Estado en el que las garantías van a depender más del apellido, del cargo político o del estatus de la persona o personas señaladas".
El portavoz de la concentración ha indicado que "una vez realizado el numerito mediático que protagonizaron para dejar claro ante el resto de los país de la Unión Europea, lo serio que se toma en España la amenaza terrorista, los trasladan a Madrid, a las dependencias de la Unidad Antiterrorista y su posterior aislamiento a los centros penitenciarios".
Fueron, ha recordado, acusados de pertenecer a una banda terrorista y "a la vez se procedía a filtrar sus fotos a todos los medios tanto nacionales como internacionales, como si ya estuviesen condenados, lo que ha arruinado sus vidas, su reputaciones a ellos y al resto de sus familias".
FIANZAS "RIDÍCULAS"
Pasado algo más de un año, a cuatro de los detenidos "se les pone en libertad bajo fianzas ridículas, para la gravedad de los hechos que se les imputa, lo que resulta chocante para tan grave acusación, fianzas que no sobrepasaban los 3.000 euros en ninguno de los casos".
Gafor Mohamed se ha preguntado "¿qué había variado entonces para ponerlos en libertad?", y ha respondido durante la lectura del manifiesto: "El auto de prisión de cada uno de ellos fundamenta unos motivos para proceder a su encarcelación, de repente deja de tener tal gravedad y se les excarcela".
Además, ha destacado que estas cuatro personas están aproximadamente un año en la calle y se les imponen unas medidas cautelares consistentes en sellar todos los lunes y jueves en los juzgados de Melilla. Además, se les retira su pasaporte, como si a Marruecos no se pudiera pasar con el DNI, ha agregado.
Ha asegurado que "ninguno de ellos quebranta las medidas impuestas durante todo el tiempo que han estado en libertad, y otros dos, Mustafá y Benaisa, permanecen en prisión preventiva".
Sin embargo, el pasado 10 de mayo, el juez de Instrucción les cita en Madrid para entregarles el Auto de Procesamiento y, "de repente, se les envía nuevamente a prisión". "Se alega, en la comparecencia que el juicio está cercano y que las penas que se les va a pedir --ha añadido Mohamed-- implican que pueda existir riesgo de fuga, algo ilógico a todas luces, pues los detenidos se desplazaron, pagándose de su propio bolsillo el traslado a la Audiencia Nacional".
CONDENA DEL TERRORISMO
Por otro lado, ha denunciado que a la privacidad de libertad, "los sufridos familiares de los detenidos, tienen que hacer frente a una campaña de desprestigio de lo más impúdica, pues sus fotos salen en todos los medios e incluso se hacen uso de ellas, para hablar de noticia sobre yihadismo que no tienen que ver con la operación Javer, además, de la quiebra económica en la que se encuentran, pues muchos de los detenidos eran el soporte económico de sus familias".
Los familiares de los detenidos han expresado en el manifiesto que "todos nosotros condenamos el terrorismo, cual sea su procedencia. Pero este Estado no está haciendo justicia preventiva, sino justicia abusiva. Esto es un abuso claro de autoridad, ¡no nos podemos callar! ¡no podemos estar sentados pasivos mirando todas estas injusticias! Hoy les ha tocado a ellos, ¿y mañana, y pasado?", se han preguntado.
Por último, ha mandado ánimos a los seis encarcelados en prisiones de Madrid. "Ánimo, mucho ánimo y paciencia, estamos convencidos de vuestra inocencia porque algún día se hará justicia y se limpiara vuestra reputación", ha concluido.