Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Farjas defiende "poner en valor" la tarjeta sanitaria, cuyo extravío o deterioro costará 10 euros en 2012

La oposición recuerda que los reproches parten del CES presidido por Corina Porro
La conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, ha defendido este martes la necesidad de "poner en valor" la tarjeta sanitaria, que según introduce la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Xunta para 2012, pasará a costar 10 euros en los casos de "extravío o deterioro".
Asimismo, ha advertido a los críticos con esta medida de que "nunca cuestionaron" que se cobre por el DNI, carné de conducir, pasaporte o, incluso, la tarjeta Milenium --que sirve para acceder a determinados servicios municipales en A Coruña, puesta en marcha por el anterior gobierno--.
Así lo ha expresado durante un debate en el pleno de la Cámara la conselleira Pilar Farjas, que hace pública de esta manera su posición después de que trascendiesen la críticas del Consello Económico e Social (CES) por introducir esta tasa a los ciudadanos, reproches que recordaron los grupos de la oposición --PSdeG y BNG-- en el transcurso de la comparecencia haciendo mención a que este órgano consultivo está presidido por la popular Corina Porro (que fue, entre otros cargos, alcaldesa de Vigo y senadora por el PP).
En este contexto, la conselleira defendió la importancia de "poner en valor" la tarjeta y acusó a socialistas y nacionalistas de "cuestionar la valía" de este documento al criticar este cobro, que sólo se hará en las "segundas y sucesivas" renovaciones (por deterioro o extravío), y siempre dando "garantías de la corresponsabilidad".
Por otro lado, también defendió los cambios que introduce la ley en cuanto a la delimitación de los criterios de residencia en Galicia, que supondrá una "demora" del reconocimiento del derecho al aseguramiento sanitario en 183 días desde el empadronamiento.
Pilar Farjas defendió que esto supone que "un alemán, un francés o un inglés no tenga más derechos que los gallegos, valencianos o castellanos". También subrayó que se llevó a cabo una "reducción de trámites y burocracia" en los casos de gallegos que se quedan en paro y que pasan a ser beneficiarios de otra cartilla.
CRÍTICAS
Así las cosas, el diputado del PSdeG Modesto Pose acusó a la conselleira de "confundir" el derecho a la asistencia sanitaria, que es "independiente de si trabajas" y que "no tiene que ver con la Seguridad Social".
Por su parte, la parlamentaria del BNG Ana Luísa Bouza reprochó a la conselleira que el CES censura los "recortes" en sanidad, "eliminando por la vía de los hechos la universalidad" de la sanidad, o con la reorganización de las guardias de farmacias rurales.
Tanto Bouza como Pose anunciaron a la conselleira que promoverán otros debates sobre este asunto, toda vez que el de este martes versaba sobre el nuevo hospital de Vigo.