Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Felipe y Puigdemont acuden a la cena de inauguración al Mobile World Congress

El Rey Felipe VI coincide por primera vez desde su nombramiento con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont y lo hace en la cena previa a la inauguración de 'Mobile World Congress' (MWC) que se celebra durante estos días en la ciudad de Barcelona. A la reunión también asistió la alcaldesa de la ciudad Condal, Ada Colau.
FELIPE VI Y CARLES PUIGDEMONT SE ENCUENTRAN POR PRIMERA VEZ LA INAUGURACIÓN DEL MOBILE
Sin duda esta reunión se da en un momento clave en la situación política de España y es que las relaciones entre estas dos instituciones han sido inexistentes sobre todo desde que el Rey rechazó conceder una audiencia a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Como respuesta a esto, Puigdemont evitó aludir al Rey y a la Constitución cuando tomó posesión de su cargo.
A la cena que tuvo lugar en el Gran Teatro Lieceo de Barcelona asistieron entre otros grandes cargos los presidentes de Telefónica, Vodafone y del Banco Sabadell. En Rey comenzó su discurso antes más de 150 comensales y lo hizo dando la bienvenida a los asistentes en castellano y también en un inglés perfecto resaltando que el congreso busca "aunar esfuerzos e inteligencias para promover la prosperidad de todos".
"La celebración del congreso en Barcelona y su consideración como capital mundial del móvil es fruto desde hace años de la suma de esfuerzos y voluntades entre Administraciones y su excelente colaboración con la GSMA (la organización de operadores y compañías de móviles)" a lo que añadió "este es el camino para garantizar la prosperidad de todos: trabajar juntos teniendo como objetivo el bien común. El Congreso y la capitalidad de Barcelona son buena prueba de esto último. Son un ejemplo de cómo el compromiso entre Administraciones impulsa el progreso colectivo y para las grandes cosas atiende mejor el interés de todos los ciudadanos".
FELIPE VI DEFENDIÓ LA UNIDAD DE ESPAÑA Y EL PROGRESO COMÚN
Aunque ninguno de los dos lanzó ningún tipo de mensaje independentista ni en contra de este, Felipe VI también aprovechó la oportunidad para remarcar la unidad de España y la rica diversidad del país. "Somos un país más global y competitivo que basa su economía en la creatividad, el talento, el espíritu empresarial y la innovación y con un profundo convencimiento de la responsabilidad social".
Una vez finalizado el discurso, los comensales pudieron disfrutar de la cena que tuvo lugar en el Salón de los Espejos y que no contó con la presencia de la reina Letizia que debía atender otros compromisos de su agenda institucional.