Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Felipe VI, padrino de Honor del 'Centenario del Descubrimiento de la Heparina'

El Rey Felipe VI ha aceptado el nombramientos Padrino de Honor del acto de conmemoración del 'Centenario del Descubrimiento de la Heparina', que se celebrará en Madrid, el próximo viernes 17 de junio, en un acto de carácter médico científico que contará con números personalidades institucionales, reputados médicos del ámbito nacional e internacional y las principales instituciones y empresas españolas relacionadas con este fármaco.
Entre los ponentes en el acto, organizado por la Fundación Pro CNIC y Bioibérica, con la colaboración de Sanofi, Laboratorios Rovi, Fundación Cotec para la Innovación y Marca España, se encuentra el doctor Valentín Fuster, director general del CNIC y cardiólogo español cuyas investigaciones sobre los accidentes cardiovasculares han mejorado la prevención y el tratamiento de los infartos.
También contará con la presencia del doctor Robert Daniel Rosenberg, uno de los grandes estudiosos de la heparina; gracias a sus descubrimientos se ha podido avanzar mucho en el desarrollo y uso de este fármaco.
También asistirán la secretaria de Estado de I+D+i, dentro del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno, Carmen Vela y el director general de la Fundación Cotec para la Innovación Tecnológica, Jorge Barrero.
100 AÑOS DE HEPARINA
La heparina, considerada uno de los medicamentos esenciales por la Organización Mundial de la Salud, fue descubierta en 1916 por Jay McLean, un joven estudiante de medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) que consiguió aislar 'in vitro' un fosfolípido de células de hígado canino que aparentemente tenía propiedades anticoagulantes.
Desde entonces, millones de pacientes de todo el mundo han sido tratados con heparina para prevenir tromboembolismos arteriales, venosos y pulmonares, accidentes coronarios, enfermedades arteriales periféricas o ateroesclerosis, entre otras, que podrían llegar a provocarles la muerte.
Este medicamento biológico es también, actualmente, el más utilizado para la prevención y el tratamiento de la trombosis. Según la Sociedad Internacional de Trombosis y hemostasia (ISTH), una de cada cuatro personas en el mundo fallece por causas relacionadas con esta enfermedad.
Además, el potencial de la molécula de la heparina y sus derivados para el desarrollo de nuevos fármacos es enorme. Se está estudiando la actividad de la heparina en el tratamiento del cáncer, la malaria o la fibrosis quística.