Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI dice que ciudadanos e instituciones están sometidos por igual a la ley

Felipe VI ha puesto en valor este viernes, durante la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias 2014, el Estado de Derecho vigente en España. Dice que este "no es fruto de la improvisación", sino que es un resultado de la "voluntad decidida del pueblo español", que optó por constituir una democracia en la que "todos, ciudadanos e instituciones" debían estar "sometidos por igual al mandato de la ley". Además asegura que España necesita referencias morales y éticas para tener una "nación ilusionada". Se ha pronunciado sobre la crisis del ébola, y asegura que la Comunidad Internacional debe "colaborar y comprometer más esfuerzos" frente al virus.

El Rey Felipe VI ha puesto en valor este viernes el Estado de Derecho vigente en España, que "no es fruto de la improvisación", sino resultado de la "voluntad decidida del pueblo español", que optó por constituir una democracia en la que "todos, ciudadanos e instituciones" estuvieran "sometidos por igual al mandato de la ley".
Frente a las ansias independentistas por parte de algunos sectores en Cataluña, el monarca ha asegurado que los españoles ya no son "rivales los unos de los otros". "No sólo compartimos historia. Compartimos intereses y valores comunes; tenemos una misma voluntad de pertenecer a Europa, de ser Europa. Y sobre todo, compartimos sentimientos", ha dicho.
El Rey se ha mostrado convencido de que "la comprensión, la consideración, el afecto y el respeto mutuos son sentimientos arraigados en el corazón de los españoles" del territorio. "Y todos esos sentimientos, ni los debemos olvidar nunca, ni mucho menos perder. Al contrario, los tenemos que preservar y alimentar", ha insistido.
"Queremos una España alejada de la división y de la discordia", ha asegurado. Pero para "garantizar" esta vida en común, ha precisado, es necesario "respetar y observar" el marco constitucional y democrático, pues es lo que permite "que todos los españoles puedan ejercer sus derechos, que las instituciones y los ciudadanos cumplan con sus deberes y asuman sus responsabilidades".
El Rey ha hecho un llamamiento a todos los españoles para que sean conscientes de que debemos afrontar el futuro "con la fortaleza" que exige un mundo distinto que "camina hacia una mayor integración y no al contrario". Por ello, ha animado a trabajar "en un proyecto integrador, sentido y compartido por todos, y que mire siempre hacia adelante". Ha hecho un alegato mirar "con serenidad" nuestra historia en común, reconociendo sus "luces y sombras", pero también sintiéndonos "orgullosos" del progreso "conseguido con el empuje de todos".
También ha dicho que España "necesita referencias morales a las que admirar y respetar; principios éticos que reconocer y observar; valores cívicos que preservar y fomentar"
Porque es con ese "impulso moral colectivo con el que se puede y se debe hacer de España una nación ilusionada, llena de vida y pensamiento; llena de ideas que merezcan la confianza de los ciudadanos; de proyectos que atraigan la mente y la voluntad de todos y conquisten sus corazones". Es así como se podría alejar "el pesimismo, la desconfianza y el desencanto de muchos ciudadanos que demuestran, admirablemente, una capacidad de esfuerzo y de sacrificio digna de todo respeto".
Más esfuerzos contra el ébola
El Premio de la Concordia, a la periodista congoleña Caddy Adzuba, le ha permitido al monarca llamar la atención en torno al "dolor y angustia" que está generando, sobre todo en África, la reciente epidemia de ébola. Una crisis que "obliga a la comunidad internacional a concertar y comprometer más esfuerzos, y más eficaces, en la lucha contra el virus y contra su propagación mundial, así como en el tratamiento a los afectados".
En esa lucha donde "brillan las historias ejemplares de entrega, generosidad y profesionalidad" de médicos, sanitarios, científicos, religiosos, cooperantes y militares, el Rey ha agradecido a todos ellos, en particular a los españoles, su "competencia y capacidad". "Sois un orgullo para España", les ha dicho.
Más apoyo a la investigación
El Premio de Investigación Científica y Técnica a los químicos Avelino Corma, Mark E. Davis y Galen D. Stucky ha servido para que Felipe VI haya abogado por que España recupere "el máximo apoyo posible a la investigación, porque ello es condición indispensable para avanzar y competir mejor, para nuestro prestigio y capacidad de ayudar a otros y, sobre todo, para nuestro propio bienestar".
Del arquitecto estadounidense Frank Gehry, galardonado con el Premio de las Artes, ha destacado "la visión artística, la fuerza y la belleza con las que lleva a cabo sus proyectos". Mientras que del historiador e hispanista francés Joseph Pérez, Premio de Ciencias Sociales, ha subrayado que en sus análisis y estudios, "muy documentados, no da pábulo a supuestas verdades ni a verdades a medias, sino que busca siempre ser objetivo, equilibrado y alejado de los tópicos".
El Premio de Comunicación y Humanidades ha recaído este año por vez primera en un dibujante, Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino, creador de Mafalda y quien, a través de sus personajes, transmite "valores educativos universales" que nos recuerdan la necesidad de guiarnos siempre por "los mejores y más sólidos principios y valores", ha dicho el Rey.
Del escritor irlandés John Banville, Premio de las Letras, el monarca ha destacado las descripciones que elabora en sus novelas, a las que ha calificado de "retazos de arte con mayúsculas".
Acerca del Programa de becas Fulbright, promovido por el Gobierno de EEUU, ha dicho que es un "instrumento para la paz y la amistad entre naciones".
MDSPGL20141024_0002