Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Ónega recibe el Premio Diego Bernal con la reivindicación de "recuperar la dignidad de la prensa"

Feijóo proclama que los medios "siguen siendo claves en este momento" y demanda que "ayuden a solventar la encrucijada" en la que está el país
El periodista Fernando Ónega (Pol -Lugo-, 1947) ha recibido este sábado el XXI Premio Diego Bernal por su trayectoria, con un discurso en el cual ha hecho autocrítica de la situación actual de la profesión para apelar a "recuperar la dignidad de la prensa" y llamar a que los medios de comunicación ejerzan "la labor de la Transición".
"Tengo un sueño: que los medios informativos vuelvan a hacer la labor que hicieron en la Transición", ha proclamado el autor de 'Puedo prometer y prometo', para quien la prensa es "un instrumento de salvación" ante la actual situación política.
El conocido periodista ha conjurado como males del periodismo la pérdida de la credibilidad, que la televisión pervierta los contenidos, que se siga la dictadura de lo que pide el público, que se ejerza más un periodismo declarativo que de hechos o que se caiga en la banalización o en el ensalzamiento de las "naderías".
Así, ha alertado contra la profecía de Leguineche de que "el cuarto poder es el cotilleo" y ha alertado de que los platós de televisión no deben ser "los nuevos parlamentos". Frente a ello, ha llamado a "hacer país" desde los medios de comunicación "con sentido común" y cumplir con el objetivo de "buscar la verdad".
Antes de estas reflexiones sobre la situación del periodismo, Ónega realizó un discurso que arrancó sonrisas a los asistentes, en su mayor parte compañeros de profesión, a los cuales agradeció la concesión del premio. "Después de 55 años publicando, nadie es tan malo que no tenga algo bueno", ironizó.
LA ENCRUCIJADA POLÍTICA
Entre los asistentes al acto de entrega del premio que cada año concede la Asociación de Periodistas de Galicia estuvo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien suscribió buena parte de las palabras del homenajeado al rechazar que las televisiones sean "los nuevos parlamentos, mucho menos si se instala en los sábados por la noche", y repudiar que se dediquen "grandes espacios a la ignorancia".
Asimismo, realizó una reivindicación de la prensa de la Transición y reconoció que la actual situación de España "es un fracaso de los políticos que hoy están en activo". A su juicio, los medios "siguen siendo claves en este momento", por lo que demandó que "ayuden a solventar esta encrucijada".
El presidente del Ejecutivo gallego reivindicó las figuras de Adolfo Suárez y de Xerardo Fernández Albor para negar que formen parte de una forma de hacer política vieja, sino que los colocó como representantes de "una política siempre nueva, imprescindible, en circunstancias como las que se están viviendo".
Además, aseguró que la clave de la Transición fue "la mano visible o invisible" de los gallegos. "Si dijese que en manos de gallegos está la salida más adecuada para la encrucijada en la que estamos, sería partidista", afirmó Feijóo.
Para el presidente gallego, Ónega es "uno de los máximos representantes del nuevo periodismo", una máxima que se podría establecer de la misma forma "hace 10 o 20 años", porque el estilo de este profesional es "perenne" y "lo clásico puede ser nuevo". "El dilema entre lo viejo y lo nuevo, que alguien intenta establecer como axioma, queda diluido con él", proclamó.
MAESTRO DE PERIODISTAS
También glosó la figura del homenajeado el director de La Voz de Galicia, José Luis Vilela, quien se refirió a Ónega como "maestro" y destacó de él "cinco lecciones" para periodistas: la mirada limpia, la serenidad de juicio, la claridad y sencillez con la que cuenta las cosas, la cercanía y el carácter positivo.
Finalmente, el presidente de la Asociación de Periodistas de Galicia, Arturo Maneiro, destacó "la condición de gallego" que reivindica Fernando Ónega y tuvo palabras de recuerdo para los fallecidos José Luis Alvite y Nacho Mirás --sobre los cuales avanzó la intención de realizar alguna actividad con sus nombres-- y para Juan Ramón Díaz, directivo del grupo editorial La Capital.