Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de Finanzas del Vaticano denuncia que hubo una red de "ocultaciones" en Australia sobre los abusos a menores

El jefe de finanzas del Vaticano cardenal George Pell, ha admitido que la Iglesia católica y él mismo deberían haber hecho "hecho más" ante las denuncias contra sacerdotes por abuso sexual a menores en Australia, pero ha asegurado que en torno a ese "mundo de delitos" hubo "ocultaciones", según informa medios australianos.
"Con 40 años de distancia, diría ciertamente que hubiera debido hacer más", ha reconocido Pell en su comparecencia ante la Comisión Real australiana para una Respuesta Institucional al Abuso Sexual de Menores, que investiga la respuesta de instituciones religiosas, públicas y educativas a la pederastia en las últimas décadas en Australia, como testigo por cuarto día consecutivo por videoconferencia desde Roma.
Pell, que es el primer alto cargo de la Iglesia Católica que ha declarado sobre pederastia, ha insistido en que fue engañado por otros religiosos que no le dieron detalles ni le informaron de la magnitud de los crímenes conocidos por los feligreses, después de haber asegurado previamente en otra sesión que desconocía los casos de abusos a menores porque nunca fue informado de los que fueron cometidos en parroquias en las que estuvo destinado.
Ante la pregunta de los abogados de las víctimas de si tenía la impresión de ser víctima de una caza de brujas, el cardenal Pell ha sentenciado que "nunca" ha dicho "nada semejante" pero ha reconocido que la idea" se le había "pasado por la cabeza". Para Pell, el hecho de que al menos cinco sacerdotes pederastas actuaran al mismo tiempo en Ballarat, entre los años 70 y 90 en las ciudades, donde nació y trabajó de sacerdote es una "coincidencia desastrosa".
Por otro lado, Pell ha reiterado que desconocía las acusaciones contra sacerdotes pederastas. En concreto, Pell fue interrogado sobre el caso de Gerald Ridsdale, un sacerdote pederasta con el que el cardenal compartió alojamiento un tiempo y también trabajaba en Ballarat.
El asesor del Papa ha vuelto a desmentir una vez más que hubiera intentado comprar el silencio del sobrino de un sacerdote pederasta, tal y como éste asegura, tras sufrir abusos por parte de su tío. Igualmente, ha señalado que era un "deber cristiano" acompañar al sacerdote pederasta Ridsdale en el proceso que culminó con su condena por más de cien cargos de abusos sexuales de menores.
Pell ya ha manifestado a través de un comunicado su intención de mantener reuniones con las víctimas y sus familias, que no han quedado satisfechas con sus declaraciones, y buscan reunirse con el Papa Francisco.