Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía critica el cierre del Consejo de la Mujer de Cantabria y de los Puntos de Encuentro de Santander y Camargo

El 70% de las sentencias del juzgado especializado en violencia de género son condenatorias
La Fiscalía de Cantabria considera "hechos negativos" en el ámbito de la lucha contra la violencia de género en la región, la desaparición en 2012 del Consejo de la Mujer de Cantabria, así como el cierre del Punto de Encuentro del Ayuntamiento de Santander en 2012, y el del Ayuntamiento de Camargo en 2013.
La sección de la Fiscalía especializada en violencia de género y violencia doméstica destaca al respecto que el Consejo de la Mujer de Cantabria desarrollaba "una labor útil en la coordinación, apoyo y visualización de la violencia de género en la región, ayudando a diferentes entidades públicas y privadas en esta ingrata, pero necesaria labor".
Añade que los Puntos de Encuentro de Santander y Camargo "tenían gran utilidad en la resolución de conflictos de familia, algunos de ellos derivados de la violencia sobre la Mujer y en beneficio de los menores especialmente", si bien sus funciones han sido asumidas por el homónimo del Gobierno de Cantabria, "con la consecuente saturación".
Al igual que en años anteriores, el Ministerio Público sigue "echando en falta" un punto de encuentro en la segunda ciudad de Cantabria, Torrelavega, que también sería útil para su amplia área de influencia.
Así lo constata la Fiscalía de Cantabria en su memoria de 2013, a la que ha tenido acceso Europa Press, y en la que el fiscal delegado de esta sección especializada muestran una "sensación agridulce", pues "si bien es cierto que esta lacra social no remite y el número de víctimas aumenta, no es menos cierto que la cantidad de personas que han denunciado su situación y que han sido protegidas también se ha incrementado, y ha descendido claramente el número de delitos más graves, representado en el descenso de sumarios".
No obstante, la Fiscalía recuerda que en 2013 se rompió la "racha positiva" de cinco años sin muertes por violencia de género, con dos homicidios, uno en Santander y otro en la zona de Torrelavega.
Y tras advertir de los "especiales problemas" que el sistema informático Vereda ocasiona en esta sección especializada, entre otras cosas porque genera estadísticas de "escasa fiabilidad", añade que la violencia de género denunciada se estanca en 2013, con pequeños aumentos de incoaciones de causas en algunos juzgados especializados en la provincia y, por el contrario un pequeño descenso en el especializado de Santander.
70% DE CONDENAS
Según recoge la memoria, el 70,9% de las sentencias del Juzgado especializado único de la provincia son condenatorias y de las absolutorias, la mitad corresponde al "muro procesal" que forman los derechos a no declarar por parte de los acusados y el de dispensa a declarar contra un familiar próximo.
El fiscal señala que estos derechos son utilizados, en muchos casos, para defraudar la realidad material de los hechos ocurridos, "como un método más de presión contra la mujer" y, en algunos casos menos frecuentes, para que las mujeres "perdonen conductas ocurridas pero que no les parecen graves o que quieren dejar pasar, en la confianza de que no vuelvan a ocurrir".
Por otro lado, destaca el "balance positivo" del Juzgado de Violencia sobre la Mujer (nº 1 de Santander) tras siete años de andadura. En el buen funcionamiento de este juzgado ha influido, a juicio del fiscal delegado, el asentamiento del uso de la Unidad Integral de Valoración, en la que bajo la dirección de la directora del Instituto de Medicina Legal de Cantabria, actúan conjuntamente psicólogos y médico forenses.
Por ello, el fiscal plantea la posibilidad de aumentar el número de unidades o el personal de la unidad, para extender su uso a otras poblaciones y juzgados del resto de la Comunidad y para que, si fuera posible, prestaran el servicio también en fiestas y fines de semana.
"El hipotético aumento de la capacidad de trabajo de la Unidad Integral, supondría un beneficio de la extensión de las valoraciones en los casos de violencia de género al resto de juzgados de la provincia y durante no solo los días de lunes a viernes, sino en los fines de semana y en los días de fiesta, lógicamente, para un mejor servicio en este campo especializado", explica.
También valora "de forma muy positiva" la andadura de las Unidades de Violencia sobre la Mujer creadas por el Consejo de Ministros de 15 de diciembre de 2006.