Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía avisa de que tendrá "tolerancia cero" con el ciberacoso a menores, tras la detención de Vigo

El fiscal del Servicio de Criminalidad Informática de Granada, Francisco Hernández, ha avisado este viernes de que el Ministerio Público tendrá "tolerancia cero" con el ciberacoso a menores y cuenta con los medios materiales y personales para ello, unas declaraciones que se producen después de que la Guardia Civil haya detenido de Vigo a un monitor de un equipo femenino de baloncesto de un colegio por presuntamente acosar a través de las redes sociales a 13 niñas de entre 11 y 17 años, de Vigo, Granada, Jaén y Cádiz.
El arresto tuvo lugar en el marco de la denominada 'Operación Castaja' hace dos meses, pero el asunto se encontraba hasta hace unos días bajo secreto de sumario, y ha sido este viernes cuando se ha presentado en Granada todo el operativo, por parte del subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Manuel Llamas Fernández, el fiscal del Servicio de Criminalidad Informática de Granada, Francisco Hernández, y el comandante de la Policía Judicial e Información de la Comandancia de Granada, Francisco Javier Arteaga.
De hecho, el dispositivo ha sido desarrollado por el Equipo de Investigación Tecnológica de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Granada, bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Fe, tras la denuncia interpuesta el 27 de marzo por la madre de una de las niñas, de 12 años, y vecina de Granada, en la que informaba de que había encontrado en el teléfono móvil de su hija que un adulto le estaba enviando pornografía a través de 'Whatsapp'.
El detenido, que ingresó en prisión tras pasar a disposición judicial en Vigo, está acusado de 13 delitos contra la libertad sexual por corrupción de menores y ciberacoso mediante el método 'grooming', por los que podría enfrentarse a condenas de hasta 100 años de cárcel, según ha señalado el fiscal. Sin embargo, podría haber más víctimas ,ya que se ha detectado que tenía contacto con hasta 142 menores, y no se descartan más casos similares.
Tres de las víctimas identificadas hasta ahora son de la provincia de Granada, una de la provincia de Jaén, otra de Cádiz y el resto de Vigo.
La primera denunciante, la menor de Granada, fue la que informó a los agentes que había contactado con un perfil llamado 'Daniela Martínez', a través de la red social Tuenti, y posteriormente, tras darle un teléfono móvil de supuestamente un amigo, con un adulto por 'Whatsapp'.
LOCALIZADO EN VIGO
Posteriormente, el Instituto Armado pudo constatar que aunque la titular del teléfono móvil y del servicio de internet es una mujer domiciliada en Vigo, el usuario del mismo y del perfil de 'Daniela' en la red social pertenecía al ahora detenido, que tiene pareja y que no tiene antecedentes por hechos similares.
Por tal motivo, los agentes de Granada se desplazaron a Vigo para localizar y proceder al arresto del presunto autor, al que se le intervino el móvil y un reloj de pulsera que ha permitido identificarlo, ya que aparece en muchas de las fotografías que enviaba a sus víctimas.
Según la investigación, este individuo utilizaba técnicas de 'grooming' o acoso sexual a través de los canales que ofrecen las nuevas tecnologías. Primero localizaba y contactaba con las víctimas a través de Tuenti usando un perfil falso, concretamente el de una niña llamada 'Daniela Martínez' y luego las invitaba a contactar con un adulto que era él mismo a través de Whatsapp.
La supuesta 'Daniela' se hacía amiga de sus víctimas y, cuando se ganaba su confianza, las convencía para que contactaran con un adulto para que le mandasen fotos suyas a cambio de dinero. Cuando las menores contactaban con él, éste les prometía efectivamente dinero o algún tipo de regalo si le enviaban fotos o vídeos íntimos o pornográficos, y él mismo les enviaba a su vez imágenes suyas.
Una vez que conseguía las primeras fotografías, el arrestado las amenazaba con hacerlas públicas en las redes sociales, e incluso con imprimirlas y colgarlas en los tablones de anuncios de sus colegios o institutos, para que continuaran enviándole más archivos de contenido pornográfico.
Una de las víctimas ha confirmado a la Guardia Civil que contactó con el presunto acosador y éste le pagó ciento ochenta euros por unas fotografías que le había enviado por Internet.
FISCALÍA: "TOLERANCIA CERO" CON ESTOS DELITOS
El fiscal del Servicio de Criminalidad Informática de Granada, Francisco Hernández, ha llamado la atención sobre el aumento en los últimos tiempos de este tipo de delitos, con autores de todo tipo de perfil psicológico, y ha avisado de que el Ministerio Público no va a consentir su proliferación y tendrá "tolerancia cero" con este tipo de actuaciones, para las que puede solicitar de 5 a 10 años de cárcel por cada una de las víctimas.
Según ha indicado, en los últimos años también han aumentado los sistemas de detección de este tipo de proceder delicitivo, por lo que por ahora se desconoce si el aumento de las estadísticas tiene que ver también con ese incremento de efectivos para identificar a los delincuentes.
En este caso el detenido tenía en su poder unos 800 archivos de material pornográfico, si bien, según ha incidido Hernández, lo importante en estos casos no es el número de este tipo de imágenes, sino que los responsables son detectados una vez que ya han completado el "ciclo de acoso" hacia sus víctimas, que en muchos casos sufren daño moral y psicológico.