Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Fluomizin' (Gedeon Richter) es alternativa no antibiótica para tratar las vaginosis bacterianas

El cloruro de decualinio, registrado por Gedeon Richter con el nombre de 'Fluomizin', es una alternativa no antibiótica para tratar las vaginosis bacterianas ya que tiene una actividad bactericida rápida y un amplio espectro de acción, que incluye bacterias anaerobias, aerobias Gram+ y Gram-, hongos y protozoos.
Se trata de una de las infecciones vaginales más comunes que afectan a la mujer y que, al contrario que las vaginitis por cándida, que aumentan el flujo y producen inflamación de la mucosa vaginal, prurito y escozor no presentan una sintomatología evidente, ni son exclusivas de ninguna edad, lo que dificulta un diagnóstico y un tratamiento adecuado.
En este sentido, el doctor del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirón de Madrid, Jackie Calleja, ha explicado, durante el XVI Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 16), que 'Fluomizin' es un fármaco que actúa de forma distinta a los antibióticos que tenemos y consigue un inicio de acción rápido y mantenido.
ESPECTRO DE ACCIÓN AMPLIADO
"Además, tiene un espectro de acción ampliado y garantiza la eficacia frente a distintos grupos de gérmenes que, en conjunto, causan las vaginosis o las vaginitis bacterianas. Al no ser antibiótico, tampoco genera resistencias, y su uso es seguro durante el embarazo y la lactancia", ha puntualizado.
Y es que, prosigue, con el cloruro de decualinio los síntomas de las infecciones empiezan a remitir a las 24-48 horas y, entre los 30 y 80 minutos, se alcanzan concentraciones de fármaco capaces de inhibir el crecimiento bacteriano o fúngico. Además, frente a los antibióticos tradicionales, su espectro de acción es más amplio, se recuperan mejor la flora y el pH vaginal, por lo que se puede utilizar durante el embarazo y la lactancia y es compatible con el uso de preservativos de látex.
"Hasta ahora teníamos alternativas muy clásicas, hay que evolucionar y avanzar en un camino distinto que mejore lo que tenemos, y ahí es donde entra el cloruro de decualinio", ha zanjado el ginecólogo del Hospital Quirón.