Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fort Hood busca recuperar la normalidad preocupado por la salud mental de los soldados

Vista de un edificio del puesto militar Fort Hood. Los mandos que dirigen la base de Fort Hood, recomendaron a los soldados afectados mental y emocionalmente por el ataque del jueves que "busquen apoyo y ayuda". EFE/Archivotelecinco.es
La base militar de Fort Hood, en Texas (EE.UU.), que el pasado jueves vivió un dramático episodio violento en el que murieron 13 personas, trata ahora de recuperar su ritmo normal a pesar de la creciente preocupación de los mandos por la salud mental de los soldados.
En una conferencia de prensa celebrada hoy, el coronel John Rossi, que actuó como portavoz, dijo que el incidente no va a producir alteraciones en el cronograma para el desplazamiento de tropas de Fort Hood hacia los campos de guerra en Irak y Afganistán.
"En el curso normal de nuestra operación un tercio de los soldados de esta base está en zona de guerra, un tercio viene de retorno, y otro tercio se prepara para ir a la guerra", explicó.
"El mensaje de Fort Hood en este Día de los Veteranos es: seguimos adelante", aseguró Rossi.
Los mandos que dirigen la base de Fort Hood, la mayor del Ejército en territorio de Estados Unidos, recomendaron hoy a los soldados afectados mental y emocionalmente por el ataque del jueves que "busquen apoyo y ayuda".
"Está bien pedir ayuda", dijo Rossi, quien invitó a todos sus compañeros a estar atentos a las señales de alerta. "El compañero de unidad, el compañero de batalla quizá diga cosas, exprese sentimientos que señalen que está angustiado", señaló el oficial y agregó que es en ese contacto personal donde se puede "establecer el puente de contacto y de ayuda".
El Ejército, dijo Rossi, "se enfoca en este momento en el bienestar de los heridos, de las familias y de todos los individuos afectados por este incidente".
Una treintena de personas resultó herida en el ataque que se atribuye al siquiatra militar musulmán de 39 años Nidal Malik Hasan, que resultó herido en el incidente y que, según fuentes militares, ha recuperado la consciencia y se recupera en un hospital de Texas.
Ayer martes, en esta base militar, donde se concentran los soldados que van a ser desplegados en Afganistán e Irak, tuvieron lugar los funerales de las 13 víctimas de la matanza, en un emotivo acto que estuvo encabezado por el presidente de EE.UU., Barack Obama.
El mandatario estadounidense aseguró que "ninguna fe justifica estos actos asesinos" y dijo que el culpable de la matanza "tendrá que encarar la Justicia, en esta vida y en la de más allá".