Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundació Arrels atiende a 1.700 'sin techo' en 2015

Crecen los voluntarios pero falta sensibilización entre la población
La Fundació Arrels, dedicada a la atención de personas 'sin hogar' en Barcelona, ha asistido este 2015 a un total de 1.700 usuarios --un centenar más que en 2014--, entre personas que han acudido un día puntual y otras que están alojadas todo el año.
El número de voluntarios de la fundación ha crecido y la campaña '1 millón de gracias' ha logrado recaudar 400.000 euros en su primer mes y medio, pero el director de la entidad, Ferran Busquets, ha lamentado en una entrevista con Europa Press que todavía falta mucha sensibilización entre la población.
"No somos conscientes de la gravedad. Aún hay desconocimiento y estigma social", ha señalado, y ha criticado algunas creencias que apuntan que son las personas las que quieren estar en la calle.
Citando el Barómetro semestral de Barcelona, publicado por el Ayuntamiento el 30 de diciembre, Busquets ha alertado de que solo el 4% de los barceloneses ven la pobreza y la indigencia como el problema más grave en la ciudad, una cifra que además ha decaído respecto a junio, cuando era una preocupación del 5%.
Arrels ha cifrado en 3.000 el total de personas 'sin hogar' en Barcelona, donde cada noche duermen 900 en la calle y 600 en asentamientos irregulares y el resto depende de recursos públicos y privados, según datos de la Red de Atención a Personas Sin Hogar, formada por 27 entidades y gestores de recursos entre las que hay Arrels y el Ayuntamiento.
MÁS VOLUNTARIOS PARA EL RECUENTO
Las voluntarios de la entidad han aumentado significativamente en 2015 gracias al recuento de 'sin techo' que se hizo en mayo, en el que participaron 700 personas entre fijos, esporádicos y antiguos usuarios de Arrels.
Busquets ha cifrado en 350 personas el equipo fijo de voluntarios --que trabajan todo el año en atención directa y sensbilización--, que ha crecido en tres decenas respecto al año pasado, mientras que el número total de colaboraciones esporádicas se ha doblado, llegando a los 1.000 voluntarios.
INGRESOS Y SU USO
La entidad ha logrado recaudar 400.000 euros con la campaña '1 millón de gracias' que puso en marcha a mediados de noviembre para conseguir un millón de euros con el que dar alojamiento estable y apoyo social y educativo a 125 personas 'sin techo'.
La acción tiene también una función de sensibilización y quiere potenciar el presupuesto privado de la entidad, que supone el 60% de los ingresos --en total de 3.150.000 euros este 2015--: "Desgraciadamente, el presupuesto público no incrementa y, por otro lado, es muy difícil innovar" con este tipo de ingresos, ha observado Busquets.
Sería importante incrementar presupuesto, pero aún más incrementar las políticas, ha señalado, y ha asegurado que hay buenas intenciones pero "no se ven decisiones" importantes sobre el tema por parte de las administraciones, a las que llama a ponerse las pilas.
LOS ALBERGUES NO SON LA SOLUCIÓN
Arrels dispone de 50 pisos --35 individuales-- en los que se alojan usuarios, y en febrero sumarán 25 más gracias a la Fundación Mambré, una entidad creada en 2007 por parte del centre Assís, la Companyia de les Filles de la Caritat, el Orden Hospitalario de Sant Joan de Déu y Arrels, a través de la que gestiona los recursos de vivienda.
Mientras que la entidad cifra en 22 euros el alojamiento de una persona una noche, con el seguimiento social correspondiente y siguiendo el exitoso método 'Housing First' --que prioriza la vivienda para lograr la integración--, los albergues tienen un coste de 60 euros y son muy criticados por sus usuarios.
"Los albergues no son la solución cuando estás durmiendo en la calle. Puedes quedarte poco tiempo y compartes habitación con desconocidos", que pueden tener problemas, como alcoholismo, y en general todo el mundo está muy nervioso", ha relatado el director, de acuerdo con lo que les explican los usuarios, que a menudo se sienten más seguros en un rincón tranquilo en la calle.