Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Adecco inaugura su proyecto #GrandesProfesionales para demostrar que el talento no tiene etiquetas

La Fundación Adecco ha inaugurado su proyecto #GrandesProfesionales con el que pretende demostrar que el talento no responde a un perfil, sino que reside en todas las personas, independientemente de circunstancias como el sexo, la edad o el hecho de tener un certificado de discapacidad, según informa la institución.
La iniciativa está protagonizado por personas que, a pesar de atravesar especiales dificultades, han destacado por su esfuerzo, actitud y motivación, convirtiéndose en #GrandesProfesionales.
En este sentido, cada mes, una persona compartirá su testimonio junto a un currículum en el que se excluye toda etiqueta, como datos personales prescindibles para valorar profesionalmente a las personas y que, sin embargo, según ha criticado la Fundación, hoy en día siguen tomándose en consideración en los procesos de selección, como la edad o el grado de discapacidad. Las historias de estos protagonistas, y de otros futuros, se publicarán en la web 'www.grandesprofesionales.es'.
Ramón Rodríguez Carrero protagoniza la historia de enero. Licenciado en Periodismo y especialista en Marketing de contenidos, Rodriguez es un joven de 28 años con una discapacidad auditiva congénita que se le desarrolló hace seis años.
"No me esperaba que apareciera de forma tan precoz y fue un mazazo, incluso pensé en tirar la toalla y excluirme del mercado, dando por hecho que no podía trabajar. Poco a poco, fui notando que cuanto menos me exigía, menos sentido tenía mi vida. Comprendí que asumiendo responsabilidades era más feliz", ha explicado Rodríguez, quien en la actualidad trabaja como responsable de Marketing en Sanitas.
Por su parte, Abbas Termos, que protagoniza el testimonio de febrero, es libanés y tiene 38 años. Hace 17, sufrió un accidente en un río donde hacía una barbacoa con sus amigos. "Dios me dio otra oportunidad. Siempre estaba metiéndome en problemas y si seguía con el estilo de vida que llevaba, me hubiera acabado muriendo de un modo u otro. Era la silla o la muerte y Dios optó por lo primero. En cierto modo, el accidente y mi discapacidad me salvaron la vida", ha declarado. En la actualidad, se ha casado, es padre de dos hijos y profesionalmente aporta su talento en Indra.