Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación ECO lanza el primer protocolo para reducir la variabilidad entre servicios de Oncología de centros españoles

La Excelencia y Calidad de la Oncología (ECO), con el aval de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), y la colaboración de Amgen, ha lanzado el primer protocolo español para reducir la variabilidad entre los servicios de Oncología de los hospitales de España.
De esta forma, el trabajo, que ha contado con la participación de 40 de los mejores expertos en cáncer y calidad asistencial, permitirá medir, evaluar y mejorar la calidad de estos servicios. "La guía supone una herramienta muy valiosa para los profesionales sanitarios quienes en el actual mundo tecnificado y cualificado necesitamos mejorar y cuantificar el nivel de calidad de nuestros servicios y evaluar las áreas de mejora", según ha explicado el presidente de la Fundación ECO y jefe de Oncología del Hospital General Universitario de Valencia, Carlos Camps.
Para ello, el trabajo define aspectos "cruciales" de la asistencia oncológica y permite detectar su grado de cumplimiento, mediante la comparación de sus resultados con los niveles aceptables que se proponen.
"No es un instrumento para hacer un 'ranking' interhospitalario, sino una herramienta de uso interno, de autoevaluación para nuestros centros que nos permitirá detectar nuestras fortalezas y también dónde debemos mejorar. Nuestro objetivo es, con los recursos de los que disponemos, aumentar la supervivencia de los pacientes con cáncer y ofrecerles una mejora calidad de vida", ha matizado, para quien "medir la calidad es una obligación para ayudar a nuestros enfermos".
En Estados Unidos ya se usan registros como el realizado por la Fundación ECO y en el entorno europeo también se están realizando esfuerzos en este sentido. De hecho, los hospitales norteamericanos tienen la posibilidad de acceder al análisis de su grado de cumplimiento de los estándares que ha definido 'QOPI' y en Alemania y Reino Unido también se está trabajando en esta línea.
CRITERIOS PARA ACTUAR SOBRE CINCO ÁREAS
En concreto, el proyecto abarca cinco áreas: 'Organización General de los Servicios Oncológicos', 'Cuidados Paliativos', 'Cáncer de Colon', 'Mama' y 'Pulmón'. La iniciativa persigue mejorar la satisfacción tanto de los profesionales sanitarios implicados como de los pacientes oncológicos, así como el cambio de cultura organizativa de los servicios hacia el fomento de la mejora continua y la excelencia.
Así, respecto a la 'Organización General de los servicios de Oncología', el documento considera clave para determinar la calidad de un hospital su implicación en la investigación oncológica traslacional y su capacidad para difundir los resultados.
En este sentido, el presidente de la Comisión Científica de la Fundación ECO, Eduardo Díaz-Rubio, ha apuntado como indicativos "muy relevantes" la existencia de comités multidisciplinares que formen parte de la decisión terapéutica, que el hospital tenga un sistema que garantice la seguridad del paciente, así como mecanismos para asegurar que se cumplen las últimas voluntades del enfermo.
En el bloque dedicado a 'Cuidados Paliativos', el manual indica que el centro debe ofrecer un servicio de psicología y atención continua, tanto para el paciente como para los familiares. En este sentido, el documento plantea que los servicios de asistencia oncológica deben evitar al máximo los tratamientos agresivos en pacientes con cáncer estadios finales y, en estos casos, garantizar un servicio de atención domiciliaria integral.
El índice de criterios de calidad fija plazos para aplicar un tratamiento en los tumores más prevalentes. Así, contempla los casos de 'Colon', 'Mama' y 'Pulmón' para los que establece el periodo máximo que debe pasar en cada caso para iniciar una terapia, en función del tipo de cáncer que se trate y del estado en el que se encuentre.
También recomienda las terapias a aplicar cuando se detecten metástasis (en casos de cáncer colorrectal), los pasos a seguir si se trata de pacientes con tumores de componentes hereditarios, al diagnosticar un tumor de mama, o la adecuación de la cirugía ante un cáncer de pulmón.
UNA NUEVA FASE DEL PROYECTO
Todo ello es el primer paso de una ambiciosa propuesta que ya visualiza una segunda fase dentro de esta iniciativa. En este sentido, Díaz Rubio ha anunciado esta mañana que el trabajo seguirá con el desarrollo de una herramienta que certifique la calidad de los centros asistenciales de esta especialidad.
Un nuevo paso que continúa con el objetivo que empuja este proyecto y que entronca con el espíritu de la Fundación ECO: "la ética profesional que obliga a todo sanitario a optimizar continuamente los servicios que presta para conseguir los niveles más altos de calidad con los recursos disponibles", ha indicado el presidente de la Comisión Científica de ECO.
Por su parte, el presidente de SECA, Emilio Ignacio García, ha recordado que los índices de supervivencia pueden variar entre hospitales en función de la correcta aplicación de los procedimientos adecuados.
"El paciente es la clave de nuestros esfuerzos y nos sentimos privilegiados por haber sido la compañía con la que la Fundación ECO pensó para avanzar en este proyecto. En este sentido, en Amgen nos sentimos plenamente implicados en contribuir a la calidad asistencial de los pacientes oncológicos, la medición de resultados y en continuar investigando y desarrollando fármacos biotecnológicos que aporten una mejora significativa en la vida de nuestros pacientes", ha aseverado la directora de Relaciones Institucionales de Amgen, Concha Serrano.