Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación Integra logra en lo que va de año más de 10.000 puestos de trabajo a personas en exclusión y con discapacidad

Fundación Integra ha traspasado este mes de julio la barrera de las 10.000 contrataciones realizadas a personas que se encuentran en situaciones de exclusión social severa o que tienen algún tipo de discapacidad, según especifica la institución.
La cifra se alcanza gracias a que en lo que va de 2017, la Fundación ha conseguido más de 800 empleos para las personas con las que trabaja: mujeres que han sufrido violencia de género, personas sin hogar, ex drogodependientes, reclusos y ex reclusos, jóvenes en riesgo de exclusión social o personas con discapacidad. "Personas que no han tenido ni una oportunidad en su vida y que siempre se quedan al otro lado de la barrera social", comenta la presidenta Ejecutiva de Fundación Integra, Ana Botella.
Desde 2001, la Fundación Integra ha atendido a cerca de 20.000 personas en exclusión social, derivadas por las 200 entidades sociales de atención primaria con las que trabajan a nivel nacional. En la Fundación diseñan para cada persona un itinerario de inserción personalizado basado en la orientación, la formación, el fortalecimiento personal y la intermediación con más de un centenar de empresas que integran en sus plantillas a los beneficiarios de la Fundación.
En el 90% de los casos, las personas integradas recibieron una valoración positiva por parte de sus responsables. Fundación Integra colabora de forma estrecha y coordinada con estas empresas, para las que se han convertido en un proveedor de recursos humanos de calidad.
"Estas personas valoran muchísimo la oportunidad que les da la empresa y dan el 120% porque para ellos un empleo no es solo un sueldo, es: mantener la custodia de sus hijos, salir de casa de su maltratador, sentirse útil, realizado, tener una nueva red de apoyo* es tener una vida digna", afirma la directora general de la Fundación, Ana Muñoz de Dios.
Aunque la exclusión social afecta a personas de perfiles variados, el 70% de las personas que encontraron trabajo a través de la Fundación fueron mujeres. Asimismo destaca como rango de edad mayoritario el de personas entre 36 y 45 años, que fueron contratadas principalmente en Madrid, Barcelona y Valencia.
En sus 16 años de trayectoria, Fundación Integra ('www.fundacionintegra.org') ha ofrecido 10.000 oportunidades a personas desfavorecidas.