Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Manantial ayuda a 57 personas con trastorno mental a cambiar la cárcel por trabajos comunitarios

Un total de 57 personas con enfermedad mental han conseguido sustituir la prisión por trabajos en beneficio de la comunidad gracias al convenio entre la Fundación Manantial y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior.
"Estas personas han tenido una segunda oportunidad que ha facilitado su proceso de recuperación y reinserción social", ha explicado el director del Plan de Ámbito Penitenciario de la Fundación Manantial, Javier Pallarés.
Desde hace cinco años, la fundación lleva a cabo el 'Programa de trabajos en beneficio de la comunidad', y a parte de los beneficiarios del programa, cinco personas se han quedado como voluntarios y tres han sido contratados por la fundación en su plantilla profesional.
"NO HE VUELTO A REINCIDIR"
Uno de los participantes, Roberto de 60 años de edad y diagnosticado con un trastorno mental, lleva cinco años como voluntario. "Empecé a venir a Fundación Manantial para cumplir una condena de 60 días; me gustó el trato, el ambiente y el trabajo y yo también les gusté a ellos", ha declarado.
Las tareas que ha realizado son, básicamente, administrativas como por ejemplo coger el teléfono, gestiones bancarias, correos, gestorías y ayuda en la organización de eventos. Actualmente, acude a la fundación dos días por semana y realiza labores de voluntariado en el área de tutela de la fundación.
Antes de llegar allí, estuvo seis meses en la prisión de Lérida "en un pabellón de confianza que me permitía salir los fines de semana", ha expresado. Después estuvo un mes interno en el Centro Penitenciario de Picassent (Valencia) y, posteriormente, 15 días en la cárcel de Tarragona.
Desde que está en la fundación, Roberto no ha vuelto a reincidir y "es uno de los ejemplos de que la prisión no es el lugar adecuado para tratar la enfermedad mental; con los apoyos necesarios y un programa de trabajos en comunidad, pueden reinsertarse en la sociedad", ha concluido Javier Pallarés.
El programa de trabajos comunitarios se integra dentro del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial que tiene como objetivo evitar que las personas con trastorno mental grave ingresen en prisión.
Además, colabora en la atención integral de los que ya están mediante el desarrollo de programas de rehabilitación, apoyo psicosocial, reinserción en la comunidad y promoción de medidas alternativas.