Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación NPH España beca a 363 jóvenes de Haití para continuar con su educación tras el terremoto de 2010

Fundación NPH España ha becado a un total de 363 jóvenes de barrios marginales de la capital de Haití, Puerto Príncipe, para que puedan continuar con sus estudios tras el terremoto de 2010, según ha informado la entidad.
De los 363 jóvenes, 263 cursan secundaria o formación profesional, mientras que los cien restantes estudian en la universidad. En total, las ayudas suponen una inversión de 570.000 euros, que cubre tanto los costes educativos como de manutención de los estudiantes becados.
El programa de becas educativas de Fundación NPH España integra las bases establecidas en el Plan Director de Cooperación Española, que abarca tanto el aumento de las capacidades humanas como la generación de empleo y la educación para el desarrollo. Además, es coherente con el Plan de Reestructuración Nacional del Gobierno de Haití y el Foro Internacional de Apoyo a la Reconstrucción del Sistema de Educación Superior de Haití, celebrado en mayo de 2010. Por último, también se enmarca dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas para 2015, ya que incide en la mayoría de las metas establecidas.
Según ha señalado el director de la Fundación NPH España, Xavier Adsarà, "para muchos haitianos, la cobertura de aspectos tan básicos como la salud, la nutrición y la educación continúa siendo inaccesible y se ha visto dificultada todavía más por los efectos del terremoto". "A través de iniciativas como el programa de becas, queremos contribuir a cambiar esta situación y mejorar la calidad de vida en Haití", ha asegurado Adsarà.
Esta iniciativa de Fundación NPH España nació poco después del terremoto de 2010, cuando se entregaron seis ayudas universitarias a jóvenes de la casa Kay St. Hèléne, que acoge a niños huérfanos y abandonados y cuenta con el apoyo económico de la entidad.
"Seis años después de poner en marcha este proyecto, nos ilusiona ver que jóvenes sin recursos pueden acceder a las mejores universidades del país y graduarse como abogados o ingenieros", ha concluido Adsarà.