Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Futuros enfermeros de emergencias participan en un simulacro con un virus y un accidente con 40 víctimas

La Escuela Internacional de Ciencias de la Salud de la Organización Colegial de Enfermería ha organizado este viernes un simulacro como prueba final para los enfermeros que finalizan el curso de expertos de Urgencias, y que ha consistido en una explosión en una furgoneta cargada con un peligroso virus y un accidente de autobús con más de 40 víctimas.
El simulacro, en el que han participado 500 profesionales de Urgencias y Emergencias, ha contado con una puesta en escena que incluye una explosión y varios vehículos accidentados, incluyendo un autobús con 40 pasajeros a bordo y la propagación de un virus de fiebre hemorrágica argentina, un agente infeccioso letal.
En total han tenido que asistir a medio centenar de víctimas de distinta consideración, algunas de ellas encerradas entre amasijos de hierro y otras afectadas por el agente infeccioso, lo que ha obligado a su descontaminación y aislamiento en un ambiente de caos y desesperación.
La amenaza biológica ha obligado a la puesta en marcha, por primera vez, de un nuevo entrenamiento súper especializado de los servicios de emergencia ante la liberación de un virus tan contagioso y letal, una preparación "real" ante un riesgo de ataque terrorista para el que hay que estar preparados en estos momentos.
"La rapidez en el aislamiento de las víctimas, como se puede observar en el ejercicio de hoy resulta fundamental para evitar una catástrofe de grandes dimensiones", ha asegurado el profesor de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud y coordinador del simulacro, José María García de Buen.
Esta prueba cuenta con la participación y el asesoramiento de algunos de los más destacados especialistas de toda España en materia de Urgencias y Emergencias, que han diseñado un simulacro con las máximas cotas de realismo posible. Para conseguirlo se ha entrenado a las personas que han hecho de víctimas para que actúen de forma similar a estas emergencias y se ha contado con efectos especiales y maquillaje diseñados por profesionales del cine: explosiones, fuego intenso, humo, heridas muy graves, amputaciones o sangre.
Además, expertos en maquillaje de efectos especiales de cine han caracterizado a 40 personas, con total realismo incluyendo amputaciones, quemaduras, barras de hierro incrustadas en el cuerpo o traumatismos craneoencefálicos.
LA PRIORIDAD: SALVAR VIDAS
El equipo multidisciplinar de profesionales participantes ha tenido que coordinarse en segundos para salvar el mayor número de vidas posible, procurar la mejor asistencia y resolver la situación de la forma más rápida y eficaz.
En total, han participado más de 500 profesionales, 20 vehículos asistenciales de emergencias sanitarias -entre los cuales hay Unidades de Soporte Vital Básico (USVB), Unidades de Soporte Vital Avanzado (USVA) y Vehículos de Intervención Rápida, 1 camión de descontaminación, unidades de bomberos, 1 hospital de campaña y 3 puestos médicos avanzados. Los servicios de Emergencia han tenido que asistir y clasificar a los heridos (lo que supone un verdadero trauma para los profesionales primerizos) y rescatar a las víctimas.
"El nivel de la enfermería de Urgencias y Emergencias en España es muy alto gracias a la excelente formación y a la participación en simulacros como este. Muchos de los alumnos que han participado en este simulacro formarán parte de los excelentes servicios de emergencias que hay en muchos puntos de nuestro país y se enfrentarán a situaciones críticas, esperemos que nunca se tengan que enfrentar a un virus tan letal", ha aseverado la vicepresidenta del Consejo General de Enfermería y directora de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud, Pilar Fernández.