Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GREFA atendió en 2013 casi 3.500 animales en su hospital de fauna silvestre de los que liberó unos 2.000

Un total de 3.474 animales fueron atendidos en 2013 en el hospital de fauna silvestre de GREFA donde, al mismo tiempo se recuperó y liberó casi a 2.000 de ellos, lo que representa más de la mitad de los ejemplares ingresados en el sanatorio animal situado en Majadahonda (Madrid).
Además, en las instalaciones nacieron un total de 384 animales que fueron liberados en programas de reintroducción de fauna o refuerzo de poblaciones de especies amenazadas.
Así, de media ingresaron cada día 10 animales silvestres heridos o enfermos en el hospital donde fueron atendidos de distintas lesiones o patologías.
En este contexto, GREFA denuncia que estos ingresos muestran un "amplio abanico de amenazas" de las que la fauna es víctima, tales como veneno, caza furtiva, atropellos, trampas, expolios de nidos, desnutrición o transformación del entorno, entre otros.
Además, recuerda que el objetivo prioritario de la organización es devolver a su hábitat natural a la fauna, una vez alcanza unas condiciones idóneas para su vida en libertad. De este modo, en 2013 el equipo recuperó y liberó un total de 1.972 ejemplares (es decir, más de la mitad de los ingresos) pertenecientes a más de un centenar de especies diferentes.
Las que registraron más liberaciones fueron el vencejo común (411), el cernícalo primilla (259), el ánade real (217) y la cigüeña blanca (112).
De los animales liberados, casi 1.100 eran "huérfanos", es decir, polluelos y crías que ingresaron en las instalaciones de GREFA durante la pasada temporada reproductora de la fauna silvestre, siendo aún demasiado pequeños para volar o desenvolverse bien en su hábitat natural. La mayoría son ejemplares que se han caído del nido, que son inexpertos en el vuelo, que han sido abandonados por sus padres o que están demasiado débiles, entre otros motivos.
La organización destaca la colaboración de la Guardia Civil, Policía Local, Agentes medioambientales y clínicas veterinarias, así como particulares que llevan al hospital a los animales que encuentran.
En cuanto al programa de cría en cautividad, en 2013 la ONG ha visto nacer y ha criado a 384 animales de distintas especies cuyo destino ha sido la reintroducción o reforzamiento de poblaciones silvestres de especies como el buitre negro, el águila real, el águila de Bonelli, el cernícalo primilla y el galápago europeo.
El seguimiento en plena naturaleza de fauna de especial interés científico o conservacionista supuso el marcaje con emisores satelitales, durante el año pasado, de más de veinte aves rapaces amenazadas (12 buitres negros, 6 águilas de Bonelli y 3 águilas reales).
En los últimos diez años, los biólogos, naturalistas y voluntarios que integran el equipo de seguimiento de GREFA han seguido el rastro de más de 150 aves, gracias a la señal emitida por los emisores que portaban. La organización valora que esta labor ha permitido comprobar la buena adaptación al medio natural, una vez liberados, de los animales rehabilitados en el hospital de fauna silvestre