Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GSK adopta como uno de sus objetivos ampliar el acceso a los fármacos en los países más pobres

El director ejecutivo de GSK, Sir Andrew Witty, ha mostrado las iniciativas de su compañía, durante la reunión del Grupo de Alto Nivel de las Naciones Unidas, para ayudar a llevar los medicamentos innovadores de GSK a más personas que viven en los países más pobres del mundo.
Y es que, tal y como ha explicado Witty, GSK tiene un "firme compromiso" de mejorar la asistencia sanitaria mediante el desarrollo de nuevos medicamentos innovadores y mediante la ampliación del acceso a los mismos en todo el mundo. De hecho, en los últimos ocho años, la compañía ha adoptado medidas en una serie de ámbitos, incluidos la fijación escalonada de precios, la creación de infraestructuras sanitarias, el intercambio de datos y las colaboraciones innovadoras.
En este sentido, la farmacéutica reconoce que mejorar el acceso a los medicamentos en todo el mundo exige un enfoque flexible y polifacético con respecto a la protección de la propiedad intelectual (PI). Si bien la PI estimula y respalda la inversión constante en investigación y desarrollo, GSK cree que ser "flexible" con su PI puede ayudar a abordar los desafíos sanitarios más apremiantes en los países en desarrollo.
Sobre la base de esta perspectiva, GSK está desarrollando este enfoque diferenciado para presentar y aplicar patentes de forma que la protección de la PI refleje la madurez económica de un país. En lo que respecta a los países menos desarrollados y los países de bajos ingresos, GSK no presentará solicitudes de patentes para sus medicamentos a fin de aportar "claridad y confianza" a las compañías de medicamentos genéricos que tratan de fabricar y suministrar versiones genéricas de los medicamentos de GSK en dichos países.
ESTRATEGIAS PARA LOS PAÍSES CON INGRESOS BAJOS, MEDIOS Y ALTOS
En cuanto a los países de ingresos bajos y medios, GSK va a presentar solicitudes para obtener patentes pero tratará de ofrecer y acordar licencias para permitir el suministro de versiones genéricas de sus medicamentos durante diez años. Además, esta oferta se aplicará incluso a aquellos países que dejen de figurar en la lista de países de ingresos bajos y medios debido a un aumento del crecimiento económico durante este periodo.
Para los países de ingresos altos, los países de ingresos medios y altos, así como para los países del G20, la compañía va a seguir tratando de obtener una protección total de patentes. En concreto, todos los medicamentos de GSK que figuren en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de medicamentos esenciales se incluirán en estos cambios.
Además, GSK ha mostrado su intención de encomendar su futura cartera de tratamientos contra el cáncer a un consorcio de patentes y estudiará esta cuestión con el Medicines Patent Pool (MPP) para ayudar a abordar la creciente carga del cáncer en los países en desarrollo, convirtiéndose así en la primera compañía en adoptar esta medida. También, va a trabajar para que la información sobre su cartera de patentes actuales y futuras esté disponible de forma gratuita.
"La protección de la PI es una parte esencial de la innovación sanitaria, ya que facilita los incentivos necesarios para la inversión en investigación con el fin de generar nuevos tratamientos que puedan ayudar a personas de todo el mundo. En sí misma, la PI no es una barrera para el acceso a los medicamentos. Sin embargo, reconocemos que el desafío sanitario mundial nos exige ser flexibles en nuestro enfoque y adaptarse a las distintas necesidades, sobre todo porque la carga de la enfermedad pasa de enfermedades infecciosas a enfermedades no transmisibles. Examinamos de forma continua el modo en que GSK puede contribuir a aumentar el acceso a los medicamentos", ha señalado el Witty.
Y es que, prosigue, la experiencia que GSK tiene con el MPP para 'Tivicay', su medicamento más reciente contra el VIH y uno de nuestros productos con mayor éxito a nivel comercial, hace que confíen en el hecho de que aumentar el acceso, incentivar la innovación de forma adecuada y lograr el éxito comercial pueden "ir de la mano".
"Los cambios en las patentes y en los sistemas de PI no solucionarán los retos polifacéticos de la mejora sanitaria en los países en desarrollo. En el cáncer, por ejemplo, mejorar los resultados en los países en desarrollo exige una mejor financiación, una mejora en la evaluación y el diagnóstico, más oncólogos, mejores servicios hospitalarios y un mayor acceso a los tratamientos. No obstante, creemos que las medidas señaladas hoy se suman a la amplia contribución que GSK lleva a cabo para mejorar el acceso a una sanidad efectiva en todo el mundo", ha zanjado.