Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallego tilda de "desfachatez" que Pascual pida alejar a Valdecilla "de la utilización política"

Le responde que es el PP y Diego quienes han "declarado la guerra a Valdecilla" y a la "sanidad pública y gratuita"
La diputada socialista por Cantabria Puerto Gallego ha calificado de "desfachatez e hipocresía política" la petición del gerente de Valdecilla, César Pascual, de que se aleje al hospital de la "utilización política".
En un comunicado, Gallego ha opinado que estas manifestaciones de Pascual, realizadas este miércoles en rueda de prensa, son "una demostración del cinismo político" con el que el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y su Gobierno regional (PP) actúan.
Para la diputada socialista, el gerente de Valdecilla está "haciendo un papelón para ganarse un sueldo y entregar el hospital a la iniciativa privada".
Y ha criticado que, para ello, Pascual "no duda en intentar engañar" a todos los cántabros.
"Todo lo que ha dicho Pascual es mentira", ha afirmado la diputada socialista, que ha acusado al gerente del hospital de mentir "con alevosía" e "intentar retorcer torticeramente la realidad" al asegurar que es "falso" que el contrato de colaboración público privada prevea la gestión de los laboratorios.
Gallego ha insistido en que dicha gestión estaba prevista tanto en el Plan Funcional como en el mencionado contrato.
De forma irónica, la socialista ha asegurado que "coincide" con Pascual en su afirmación de que "parece que alguien le hubiese declarado la guerra a Valdecilla".
"Esa es la única verdad que ha dicho", ha sentenciado Gallego, quien ha opinado que es el PP, Diego y su Gobierno los que han "declarado la guerra a Valdecilla"; "a su mantenimiento como hospital público", y "a la sanidad pública y gratuita en la región para ponerla en manos de empresas privadas".