Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garrigues Walker ve a España "menos corrupta que antes" y cree que la transparencia institucional deber ser "un derecho"

Destaca el trabajo en transparencia de Iñaki Azkuna, "uno de los seres importantes que ha tenido este país en todos los niveles"
El jurista Antonio Garrigues Walker ha señalado que ve a España "menos corrupta que antes" y ha abogado por convertir la transparencia de las instituciones "en un derecho ciudadano", no en un "favor o un privilegio". En este sentido, ha valorado la labor desarrollada por el exalcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, de quien ha destacado fue "uno de los seres importantes que ha tenido este país en todos los niveles".
Garrigues Walker ha participado en la segunda jornada de las conferencias organizadas con motivo del XXV aniversario del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) que se han desarrollado bajo el título 'La justicia en tiempos de crisis' y en las que también han participado la economista y catedrática de Teoría Económica Carmen Gallastegui.
En la cita han estado también presentes el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, el fiscal superior, Juan Calparsoro, el decano del colegio de abogados de Bizkaia, Carlos Fuentenebro, el diputado del PNV Emilio Olabarria, la exvocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Margarita Uria, el concejal del Ayuntamiento de Bilbao José Luis Sabas y el nuevo secretario general del sindicato policial ErNE, Roberto Seijo, entre otros.
Garrigues Walker, que ha subrayado la vinculación entre economía y derecho, ha defendido que es "imposible abordar ningún tema desde una sola disciplina" y ha defendido la posibilidad de que exista en un futuro una "doble titulación entre arquitectura y derecho".
Tras remarcar que "todo lo que se mide, mejora", el presidente del despacho Garrigues ha lamentado que en España "se mide muy poco" y ha incidido en que la relación entre economía y justicia se basa en el concepto de "seguridad jurídica".
"La seguridad jurídica afecta a dos cuestiones, la estabilidad de las normas y la aplicación de éstas por el sistema judicial, ya que puede haber un sistema normativo perfecto, pero si se aplican de forma sectaria, no hay seguridad jurídica", ha alertado.
En este contexto, ha señalado que la "imagen de la justicia española no es muy buena, ni interna ni externamente" y por ello ha defendido la necesidad de "cuidarla". No obstante, ha considerado que, aunque hay países "que están mejor que nosotros, ninguno está mucho mejor que la justicia española".
"La justicia italiana creo que está peor, y tampoco creo que nuestra justicia sea peor que la griega o la francesa", ha indicado, para añadir que, por contra, en la justicia anglosajona "su sistema jurídico prevalece sobre el codificado", lo que le permite adaptarse mejor a los cambios. "¿Cómo se codifica la revolución tecnológica o científica?", se ha preguntado.
Además, ha insistido en que la justicia no tiene medios para "absorber todos los cambios" y ha manifestado que, al igual que se creó la figura del médico forense, será necesario crear un cuerpo de "tecnólogos y científicos".
Asimismo, ha reconocido que la justicia "siempre ha estado en crisis", ya que, entre otras cuestiones, sufre "resistencias a la adaptación muy fuertes" porque "el garantismo es importante en el mundo jurídico".
"Las garantías son costosas y hacen que los temas se hagan lentos. El problema es saber cuánta lentitud acepta la sociedad, ya que vemos que en España afecta a derechos fundamentales del ser humano, como en el caso de personas imputadas durante tres o cuatro años", ha indicado.
Por contra, ha reconocido que en el mundo anglosajón, el "economicismo" ha penetrado en la justicia y para paralizar los costes judiciales, "se hacen componendas permanentes, incluso en cuestiones penales".
Por lo que respecta a los escándalos de corrupción que se padecen, Garrigues Walker ha defendido que España "es ahora menos corrupta que antes porque la justicia ha puesto de manifiesto que el que la hace la paga", ya que "nada favorece más la corrupción que la impunidad".
En este contexto, ha destacado la figura del exalcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, de quien ha destacado fue "uno de los seres importantes que ha tenido este país en todos los niveles".
"Ha tenido la Alcaldía más transparente del mundo. Cualquier ciudadano podía saber desde los sueldos que se pagaban, hasta los planes de urbanismo... ha sido el alcalde más transparente de España durante mucho tiempo", ha manifestado, para añadir que la transparencia "no elimina la corrupción, pero la dificulta".
Por ello, ha abogado por convertir la transparencia de las instituciones "en un derecho ciudadano", no en un favor o un privilegio. "Ministerios, Monarquía... tenemos que saber todo y eso es un derecho. Lo que hizo Azkuna es convertirlo en un derecho", ha reiterado.
Además, ha insistido en que la justicia no tiene medios para "absorber todos los cambios" y ha indicado que, al igual que se creó la figura del médico forense, será necesario crear un cuerpo de "tecnólogos y científicos".
SOCIEDAD CIVIL
Por último, ha defendido que en el binomio mercado-estado hay que incorporar a la "sociedad civil" y para ello es necesario que ésta sea "dinámica y fuerte".
"El problema de los próximos años es que el sector público deja hacer cada vez más cosas porque no hay dinero, pero al mismo tiempo no hay una sociedad civil musculada que pueda absorber esas tareas", ha manifestado.
CARMEN GALLASTEGUI
Por su parte, la economista y catedrática de Teoría Económica Carmen Gallastegui ha analizado cómo el sistema de justicia puede reducir los costes de transacción para lo cual ha considerado necesario desarrollar un mercado "genuinamente competitivo para los servicios legales".
Asimismo, ha abogado por aminorar los tiempos procesales, incrementar medidas para que la información sobre costes sea "abundante y pública", así como especializar a los tribunales en "materias económicas".
"Dada la escala del sistema legal, las ganancias en eficiencia que se pudieran conseguir, aunque sean pequeñas, serán capaces de liberar recursos que se podrán destinar al logro de mejores resultados tanto económicos como sociales", ha concluido.