Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Copitas de orujo" en la procesión más profana y beoda de Semana Santa

Ante ustedes Genaro y su farola...Y su pitillo y su botella. Su imagen reúne muchedumbres en la procesión más profana y más beoda. Rinden homenaje a éste, del que solo se conoce a ciencia cierta que era un borracho empedernido. Además, frecuentaba lupanares y era adicto a los naipes. "Genaro era un grande", exclaman en el 'Entierro de San Genarín' en León, pero al grande le pilló la parca... El primer camión de la basura lo atropelló cuando estaba distraído orinando, según cuentan. "Es el surrealismo de provincias", afirman. Sea lo que sea crece cada año, y en cada uno de ellos se deja una ofrenda en la muralla a la vez que resuena en la ciudad el eco de unas viejas palabras en honor al menos santo: "¡Bebamos en su memoria una copita de orujo!"